Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



La fe en las Olimpiadas
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Neymar (futbolista)

Debido a que el Comité Olímpico Internacional (COI) prohíbe manifestaciones políticas, comerciales o religiosas en sus eventos, se enviará a la Selección Brasileña de Futbol una carta de protesta toda vez que, durante la ceremonia de premiación, Neymar exhibió una cinta con la frase “100% Jesús”. Al respecto, un conocido sacerdote comentó en su cuenta de Facebook: “Lo que ellos no entienden aún es que Jesús es el único invicto de toda la historia, es el verdadero vencedor, ganó por goleada al infierno, saltó las barreras de la esclavitud y nos rescató… ¡El oro es de Cristo y ya!”.

Katie Ledecky (nadadora)

Ledecky es una superestrella en la piscina, quien ganó cinco medallas en Río 2016; cuatro de ellas fueron de oro. Antes de ir a Río, explicó a los periodistas la manera en que reza antes de cada competencia: “Sí, digo una oración –o dos– antes de cualquier carrera. El Ave María es una oración preciosa y en mi caso, me relaja”. La estadounidense atribuye a su educación católica su éxito tanto en la piscina como en la vida.

Brianna Rollins (velocista)

Tras arrasar en los 100 metros vallas para Estados Unidos, Rollins declaró a los reporteros de la NBC: “Sólo dejé que Dios fuera primero y continué dejando que Él me guiara en cada vuelta… Esta mañana formamos un círculo de oración y permitimos que su presencia viniera a nosotras. Rezamos para que nos ayudara, para seguir glorificándole y haciendo lo que sabemos hacer”. Su perfil de Twitter es reflejo de su sólida fe, donde afirma abiertamente: “Quiero romper récords mundiales y ganar medallas de oro, pero también quiero que me conozcan como la atleta que glorificó a Dios alcanzando mi mayor potencial”.

Simone Biles (gimnasta)

Biles, quien asiste de ordinario a Misa los domingos, cautivó al mundo con sus ejecuciones como gimnasta: ganó cuatro medallas de oro y una de bronce. En una entrevista antes de los Juegos Olímpicos, la revista Us pidió a Biles que vaciara su bolsa de deporte esperando encontrar “la fórmula secreta de su éxito”. Fuera de lo que porta cualquier gimnasta, nada se halló en el bolso más que un Rosario. Biles explicó: “Mi madre, Nellie, me lo regaló en la iglesia; lo traigo aquí por cualquier cosa”.

Michael Phelps (nadador)

Phelps volvió a dominar la piscina en lo que podrían haber sido sus últimas Olimpiadas. Durante los últimos dos años, Phelps, quien había caído en la trampa de las drogas, experimentó una transformación a partir de la lectura de un libro que le regaló el ex jugador de fútbol americano Ray Lewis; Una vida con propósito es el título del libro que no sólo lo leyó, sino que compartió con sus compañeros de la clínica de rehabilitación, ganando así el mote de “Mike el Predicador”. 
Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.