Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio Divina
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían. Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio”. (Mc 1, 12-15)


¡Atención cristianos! Conversión... ¡Ya!
P. Óscar Arias Bravo
Meditación
Es un brevísimo Evangelio el que escuchamos este domingo, pero contiene todo lo necesario para nuestra reflexión y para el inicio de la Cuaresma. Con muy pocas, pero significativas palabras, nos ayuda a prepararnos a este tiempo especial, como lo hiciera Jesús antes de iniciar su ministerio.
La primera palabra que quiero comentar es el verbo con el que el Espíritu lo lanza, lo conduce, lo echa fuera, lo destierra o despoja; son todas traducciones del verbo ekballó. Y el Espíritu “lanzó”, la traducción más tranquila es “condujo” a Jesús al desierto, pero en realidad es un verbo fuerte.
Por otro lado, este pasaje que en san Mateo se lleva 11 versículos, aquí sólo en cuatro nos presenta a Jesús en una armonía con lo creado, como lo estuviera Adán en el paraíso; es por eso que a Jesús se le llamará el Nuevo Adán, el Primer Hombre de la nueva creación.
Otro punto a meditar son los cuatro verbos que nos presentan la acción de Dios en el mundo y la respuesta que propone Jesús por parte de los hombres: “El tiempo se ha cumplido, el Reino de Dios está cerca”, es lo que le corresponde a Dios, y “conviértanse y crean en el Evangelio” es la parte que nos corresponde a nosotros.

Contemplación
Podemos contemplar en este orden los verbos del texto que acabamos de meditar, el Espíritu lanzó, con ímpetu, la acción del Espíritu es con fuerza, porque sólo con fuerza podremos dejar esas actitudes que no nos hacen bien, especialmente en esta Cuaresma; sólo con fuerza nos podemos mover de alguna situación que venimos viviendo y no es para nada cristiana, sólo con ese “empujón” del Espíritu podremos salir de aquél pecado que nos viene separando de la gracia de Dios.
Vivir en armonía con la creación es algo que también el Papa Francisco nos ha recordado, vivir como el primer Adán, en armonía con Dios y con lo que Él nos encomendó “custodiar”, cuidar de todo aquello y llevarlo a la perfección.
Dios ha cumplido, ha dispuesto el tiempo propicio; como Señor de la historia a Él correspondía eso, pero ahora nos toca responder a nosotros, convertirnos y creer en el Evangelio, como lo dijimos este miércoles al imponernos el signo de la ceniza en nuestra frente. Con ello queríamos expresar que sí aceptamos ir al desierto, prepararnos en este tiempo de más cercanía con Dios, a llevar una vida adecuada a su voluntad, lo cual representará para muchos de nosotros, un verdadera cambio de dirección.
Cuando iba en tercero de secundaria, fui miembro de la escolta que acompañaba la bandera, todos los lunes que rendíamos honores antes de empezar las clases. Recuerdo claramente que el encargado tenía que gritar bien fuerte: “¡Atención escolta! conversión a la derecha (o a la izquierda)! ¡ya!” y entonces se escuchaban el metal de nuestros zapatos en ocho tiempos cortos y cambiábamos la dirección en la cual veníamos marchando; veíamos otro ángulo completamente diverso del cual teníamos y aunque el trayecto era dentro del patio de la misma escuela, significaba ir hacia otro lado. Sin embargo, la orden que creo que se parece más a la Cuaresma, es la “doble conversión”, la cual consistía en un giro de ciento ochenta grados, es decir, que si íbamos en una dirección, teníamos que cambiar completamente el rumbo, era ir completamente a otro lugar.

Oración
Señor Jesús, permite que en esta Cuaresma aprovechemos este necesario “empujón” que nos da el Espíritu Santo para vivir de una vez por todas como a Ti te agrada y como verdaderamente podremos ser felices.

Acción
¡Atención, cristianos! Conversión (o doble conversión) a la derecha (o a la izquierda)... 
¡Ya!

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.