Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio Divina
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Lectura del Santo Evangelio
En aquel tiempo, Juan predicaba diciendo: “Ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo, uno ante quien no merezco ni siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero Él los bautizará con el Espíritu Santo”. Por esos días, vino Jesús desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Al salir Jesús del agua, vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en figura de paloma, descendía sobre él. Se oyó entonces una voz del cielo que decía: “Tú eres mi Hijo amado; yo tengo en ti mis complacencias”. Mc 1,-7-11

Tú eres mi Hijo amado
P. Julián López Amozurrutia

Lectura
Juan lo anunció: Detrás de él venía uno más poderoso que habría de bautizar con Espíritu Santo. Jesús llega desde Nazaret para cumplir aquel anuncio. La narración precisa de san Marcos establece un doble movimiento en la escena: tras ser bautizado por Juan, Jesús “sube”, al salir del agua, mientras del cielo “baja” el Espíritu en forma de paloma y una voz que le dice: “Tú eres mi Hijo, el amado, en quien me complazco”.

Meditación
El episodio que cierra la Navidad e inaugura el tiempo ordinario es como la señal de la Cruz con la que iniciamos y concluimos las celebraciones litúrgicas: acontece en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. La encarnación del Hijo de Dios es un movimiento “descendente”, que lo ha traído a nuestros caminos desde la altura de su dignidad. Él se hunde en lo profundo de nuestra confusión para surgir del agua en un proceso ascensional que ha de llevarnos a la intimidad de las Divinas Personas. La humanidad de Cristo escucha la declaración eterna de amor del Padre, que así nos alcanza misteriosamente. Por un lado, somos testigos del flujo vital de la Santísima Trinidad. El Padre se regocija en el Hijo, y el Espíritu se vuelca confirmando con su hálito la intimidad trinitaria. Pero lo que constituye la comunión divina se entrega a la humanidad como don, como participación. Es lo mismo que se nos ha otorgado en nuestro bautismo, al quedar sellados por el nombre de los Tres. La declaración del amor paterno, por nuestra unión con el Hijo eterno, nos erige en Él como hijos adoptivos, por la fuerza del Espíritu Santo.

Oración
Mirando a tu Hijo bendito, Padre celeste, has dicho que en Él te complaces. Y lo dijiste contemplando con amor su naturaleza humana, que lo ha hecho hermano nuestro. Consagrando su humanidad para la misión salvífica, has extendido el vigor de tu Espíritu a la debilidad de nuestra carne, embelleciéndola con tu misma gloria. En Cristo me miras también a mí, llamado a reflejar la hermosura de su rostro. ¡Hazme digno de esta inefable dignación de tu amor! ¡Renueva la frescura del Bautismo que me selló como hijo tuyo! ¡Configúrame con el Señor Jesús! ¡Derrama tu Espíritu vivificador, para que me asocie a Él! Haz que mis palabras sean reflejo de tu verdad, que mis acciones prolonguen tu bondad, que mi porte anuncie la presencia de Aquel de quien soy discípulo. Viviendo congruentemente mi bautismo, concédeme crecer y ascender a tu majestad.

Contemplación
Contemplo a Cristo saliendo del agua. Veo al Espíritu aleteando. Escucho la voz del Padre. Me asombro al percibir que, en Cristo, la dirige también a mí.

Acción
Seré consciente en estos días, al persignarme, de mi pertenencia al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.