Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio Divina
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Lectura del Santo Evangelio
Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes. 
Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: “¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo”. Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y todo Jerusalén con él; convocó a los  sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.  Ellos le contestaron: “En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el Profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel”. Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan y averigüen cuidadosamente qué hay del Niño, y, cuando lo encuentren, avísenme para ir yo también a adorarlo”. Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el Niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al Niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se  marcharon a su tierra por otro camino. (Mt 2, 1-12)

Sigamos a Jesús hasta el pequeño portal
Mons. Salvador Martínez Ávila

Reflexión
En primer lugar me llama la atención que el evangelista san Mateo no se detuviera a narrarnos los pormenores del nacimiento del Señor ¿No le parecieron lo suficientemente importantes? ¿Consideró que era más importante hablarnos de los Magos venidos de oriente?... (silencio interior) En primer lugar, me viene el pensar que san Mateo no tenía a mano fuentes para conocer cómo había nacido el Señor, simplemente se detiene a darnos el dato de que nació en Belén. Por otra parte, el evangelista nos vincula el nacimiento del Señor con las profecías relacionadas en especial con la profecía de Miqueas (5,2) sobre Belén tierra de Judá como el sitio del nacimiento. Por otra parte, recuerdo que también san Mateo da gran importancia a la manifestación de Jesús a los paganos representados por los tres magos venidos de oriente. En  un segundo momento también quisiera profundizar sobre la reacción de Herodes y todo Jerusalén ante la noticia de que el Mesías ya habría nacido. ¿Esta inquietud es algo positivo o algo negativo?... El evangelio de san Lucas (1,12) nos dice que Zacarías el sacerdote, padre de Juan Bautista se inquietó (se asustó) al ver al ángel Gabriel junto al altar. De acuerdo con el contexto, el evangelista hace una contraposición de estados de ánimo entre los magos y Herodes porque ellos al volver a ver la estrella se alegraron mucho (2,10). Así pues, puedo ver que la noticia del nacimiento del Señor no a todos alegró, sobre todo cuando había intereses de poder. Revisando un poco la historia de Herodes el grande, puedo confirmarlo, pues vivió extremadamente preocupado por el peligro de perder su trono, al grado que mandó matar a sus hijos mayores y a muchos otros temiendo que le quitaran el trono. En este punto podemos preguntarnos ¿De qué manera Jesús me produce inquietud o temor? ¿Qué puedo perder si lo dejo entrar en mi vida?... (silencio interior)

Contemplación
Les invito a que usando nuestra imaginación nos introduzcamos en la escena de la adoración de los Magos ante Jesús, el Niño Mesías. Asumamos el rol de uno de ellos e imaginemos el camino personal desde la elección del regalo ¿Qué le ofrecería yo? Pongamos ese regalo en un cofre y prosigamos como si fuéramos uno de ellos, al llegar a Jerusalén experimentemos, como seguramente lo experimentaron, la sorpresa de no encontrar al Mesías en un palacio de la Capital. Alegrémonos de volver a ver la estrella, sigámosla hasta el pequeño portal o cueva, miremos a Jesús, por largo tiempo hagámoslo. Por fin entreguemos nuestro cofre y hagamos un breve discurso de entrega.

Oración
Señor Jesús, pequeño y pobre en el pesebre de Belén. En esta ocasión me acerco a Ti contento y alegre de encontrarte y ser aceptado en tu presencia. A lo largo del camino me encontré con Jerusalén y su rey, asustados ante la noticia de que habías nacido. Lo confieso, Señor, me sorprendió no encontrarte entre los reyes y miembros de la corte de Jerusalén pero más me sorprendió que se hayan llenado de miedo ante la noticia que les trajimos. En cambio, me alegré mucho de no quedar confundido, pues ellos mismos nos hicieron la aclaración de que Tú deberías nacer en Belén. Asimismo, tu siervo y los otros magos nos alegramos grandemente al ver de nuevo tu estrella y ahora te contemplo a Ti Señor de cielos y tierra, tan tierno y tan desvalido. Recibe ahora, Señor mío, este presente y si por algún motivo hubiera razón para temerte, te pido que me libres de todo apego indebido a otra cosa o persona que no seas Tú. Amén.

Pautas para la acción
Si en el análisis de mis puntos de confianza y poder, encontré algo que me produzca temor o vergüenza delante de Dios es una buena ocasión para procurar la conversión, por medio de la renuncia a ello.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.