Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio divina: “Yo soy la resurrección y la vida”
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

 

Lectura del Santo Evangelio

Por cuestión de espacio publicamos únicamente la cita bíblica del Evangelio que se proclama este domingo en Misa. Juan 11,1-45

 

“Yo soy la resurrección y la vida”

Mons. Salvador Martínez

 

Reflexión

Este domingo leemos el episodio de la resurrección de Lázaro. Es importante mirar que el evangelista pone mucha atención a la manera en que Jesús reacciona al aviso que le dieron sus hermanas de que estaba enfermo, a saber, “esta enfermedad no terminará en la muerte […] servirá para manifestar la Gloria de Dios y a través de ella la Gloria del Hijo”. Un segundo planteamiento, el temor de regresar a Judea de parte de los discípulos, refuerza la intención del evangelista de abordar el tema del miedo a la muerte. Jesús no dice que no temamos a la muerte, entendiendo el temor como una emoción. Al contrario, acepta dicho sentimiento pero lo afronta desde una perspectiva muy clara: no dejarse dominar por el miedo tomando como criterio de acción la Providencia de Dios. La vida de Jesús, en efecto, no está en manos de los enemigos judíos sino en manos del Padre eterno. Mientras es de día, dice el Señor, uno camina sin tropezarse”. Por lo que respecta a la enfermedad y muerte de Lázaro, es mucho más difícil de comprender la actitud de Jesús que prolongó su viaje varios días más antes de dirigirse a Betania. Aquí podemos proponernos la primera pregunta: cuando yo pido algo al Señor, ¿Estoy consciente de que Él tiene sus propios tiempos?... (Espacio de silencio interior). Marta y María se consternaron al no recibir la inmediata visita del Señor, sin embargo, permanecieron en la fe de que Dios haría cuanto Jesús le pidiera. La relación de amistad entre las mujeres y Jesús era fuerte pero esto no les evitó entrar en conflicto los cuáles se resolvieron por medio del diálogo con Él ¿Mi relación con Dios es fuerte y profunda? ¿Cómo resuelvo los conflictos a lo largo de esta relación?... El Señor Jesús lleva a Marta a una confesión de fe inequívoca: “Sí, Señor yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios que tenía que venir al mundo” ¿Creo yo que efectivamente mi confesión de fe en el Señor Jesús, pueda ser camino para resolver mis conflictos?... El tiempo presente está lleno de palabras y acciones que pueden ser mal interpretadas. Varias veces a lo largo del pasaje encontramos malos entendidos entre Jesús y sus discípulos; los judíos malinterpretan la acción de María; Marta advierte a Jesús sobre el mal olor que expediría la tumba pues Lázaro llevaba ya cuatro días muerto. Pero Jesús tiene un camino muy definido y va adelante a pesar de todo lo que pudiera entorpecer su obra ¿Confío en que la obra de Dios en mi vida y en la historia presente se llevará a cabo a pesar de tantas dificultades que se encuentran en el camino?...

 

Contemplación

Haciendo uso de nuestra imaginación presenciemos la secuencia de acciones por las que Jesús caminó hacia el área donde se encontraba el sepulcro. Miremos cómo en torno a Él se congregaron los demás judíos y las mismas hermanas de Lázaro. Observemos la orden que dio: “quiten la roca del sepulcro” y la intervención de Marta. Detengámonos en la oración de Jesús: “Padre, te doy gracias porque me has escuchado, yo se muy bien que siempre me escuchas”… Contemplemos una y otra vez la frase: “Lázaro, sal fuera” (en esta frase podemos quedarnos por buen rato simplemente repitiéndola). Más adelante podemos contemplar cómo éste sale y es asistido por los parientes hasta que es recibido en casa de nuevo.

 

Oración

Señor, Jesús comprendo que temer a la muerte es algo inevitable. Pero de acuerdo a lo que hoy quisiste enseñar a tus discípulos y a tus amigos quiero conducir ese sentimiento de acuerdo a la fe en Ti. Tú eres en verdad, y los confieso de todo corazón, la resurrección y la vida. Mi vida y la de todos aquellos a quienes amo está en tus manos, solamente en tus manos. Acepto también que ninguno de nosotros se quedará en este mundo para siempre sino que el camino que se hace en la fe nos lleva en último término al Padre. Tú vas delante de nosotros y nos invitas a resolver cualquier conflicto que surja afianzándonos en la confianza. Señor confío en Ti, pero tu pon aquello que me falta. Amén

 

Acción

Podemos realizar un trabajo interior que nos ayude a gobernar adecuadamente nuestros temores a perder, a sufrir, a fracasar, y otras realidades que en cierta forma son imágenes de la muerte. Esto logrará que nuestra conducta sea más apacible, con mayor aplomo sustentados en la fe.

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.