Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectura del Santo Evangelio
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir


En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: “Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo dije: ‘Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo’. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel”. Y Juan dio testimonio diciendo: “He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre Él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre Él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo’. Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios”. (Jn 1,29-34)

 

Este es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo


¿Qué dice el texto?

El texto nos presenta el testimonio que da el Bautista de Jesús, presentándolo con «el cordero de Dios». ¿Qué significa cordero? ¿Tenían conocimiento los discípulos de Juan de esta expresión? Probablemente no sabían a lo que se refería Juan el Bautista, pues en el tardo judaísmo la imagen del Mesías como cordero era desconocida. Sin embargo, para el evangelista Juan, Jesús marca, desde el inicio, aquello que acontecerá en el momento de la crucifixión: Jesús comparado con el cordero pascual, cuya muerte tiene coincidencia no solo con la Pascua hebrea, sino también con la hora en que los corderos eran sacrificados.

La imagen dada a Cristo es desconcertante, pues no corresponde a aquel Mesías, que aniquilará a los enemigos de Dios, sino es aquel siervo manso que toma sobre sí nuestro pecado para quitarlo.

Otra figura importante que aparece en el texto, es la presencia del Espíritu Santo en forma de paloma. Ya la figura había sido utilizada en la narración del diluvio; cuya misión consiste en acercar a Noé un ramo de olivo para expresar que el peligro había desaparecido, anunciando a su vez, una tierra nueva. Si el cordero es símbolo del amor que llega hasta la inmolación de sí, la paloma indica los cielos nuevos y la tierra nueva, en donde no habrá más llanto, ni dolor.

¿Qué me dice el texto?

El concepto arameo talja, significa cordero y siervo. Según el profeta Isaías (53,7), el siervo de Dios es inocente y solidario con los pecadores, ambas realidades que tienen su punto de encuentro en el bautismo de Jesús, el cual, llevará hasta sus últimas consecuencias. Así, en la cruz, el cordero se sumerge en el río de nuestro pecado, para hacer brotar el agua que nos lavará (Bautismo) y la sangre que nos nutrirá (Eucaristía).

La presencia del Espíritu que anuncia la nueva creación, nos invita a no rendirnos en nuestro pecado, y fijar, como el Bautista, la mirada en el cordero que pasa, el inocente que amándonos ofrecerá su vida.

¿Qué me hace decir el texto?

Padre, te suplicamos que, en Cristo cordero pascual y luz de todo hombre, nos confirmes en la gracia que hemos recibido en el Bautismo para que con la fuerza del Espíritu Santo, pongamos en práctica la ley del amor, haciendo presente en el aquí y ahora, el alegre anuncio del Evangelio que nos humaniza y nos hace hermanos. Amén.

 

¿Qué me motiva a hacer el texto?

Cristo, el cordero sin mancha, se presenta como en su nacimiento en nuestra carne mortal: vulnerable e indefenso. Escribía el teólogo suizo, von Balthasar: «La vida eterna eligió para sí el lugar de un corazón humano […] Él mismo descubrió el impotente lugar de su amor». Si el Hijo de Dios se ha hecho vulnerable e indefenso al tomar nuestra fragilidad humana, es porque nos ama. No hay otra razón. En este día, comencemos por preguntarnos: ¿Qué significa para los bautizados, ser discípulos de Cristo – Cordero? Reflexionando sobre su inocencia y misericordia, así como nuestra dignidad de hijos de Dios, esforcémonos por poner, a cada acto que realicemos, un poco de este amor derramado en la Cruz. Solo ante el crimen y el horror haremos la diferencia si ponemos en práctica la misericordia de Dios.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.