Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio Divina :“El que empuña el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios…”
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Lectura del Santo Evangelio
El texto a meditar en este día es el del Evangelio de San Lc 9, 51-62. Escuchémoslo atentamente y hagamos nuestro su contenido (Se lee de manera pausada el texto).

 “El que empuña el arado y mira hacia atrás, 
no sirve para el Reino de Dios…”

Mons. Florencio Armando Colín Cruz
Obispo Auxiliar de México

¿Qué dice el Texto?
El texto tomado del Evangelio de san Lucas para este domingo XIII se encuentra al inicio de la nueva fase de la actividad de Jesús. Los frecuentes conflictos de mentalidad con el pueblo y con las autoridades religiosas (Lc 4,28; 5,21.30; 6,2.7; 7,19.23.33-34.39) sitúan a Jesús en el camino del Mesías-Siervo, delineado por Isaías (Is 50, 4-9; 53,12) y asumido por Él desde el inicio de su actividad apostólica (Lc 4,18). 
Se introduce entonces, el viaje de Jesús hacia Jerusalén mostrando ahora el rechazo de los samaritanos. En la aldea (poblado) de los samaritanos, Jesús comienza a anunciar su Pasión y Muerte (Lc 9,22.43-44) y decide ir a Jerusalén (Lc 9, 51). 

San Lucas propone toda la actividad de Jesús bajo el signo de contraste y rechazo. Este cambio de ruta de los acontecimientos produce una crisis en los discípulos (Mc 8, 31-33). Ellos no lo entienden y tienen miedo (Lc 9, 45), puesto que en ellos continúa dominando la mentalidad antigua del Mesías glorioso. 

En esta sección se describen varios episodios en los cuales aflora la antigua mentalidad de los discípulos: el deseo de ser el más grande e importante. (Lc 9, 46-48); voluntad de controlar el uso del nombre de Jesús (Lc 9, 49-50); reacción violenta de Santiago y Juan delante al rechazo de los samaritanos (Lc 9, 51-55).

Lucas indica también como Jesús se esfuerza por hacer entender a sus discípulos la nueva idea de su misión, que implica su seguimiento radical. De ahora en adelante, en esta sección del Evangelio de san Lucas, todo ha de ser definido en base al como pondrá delante a Jesús que camina hacia Jerusalén. Estos textos pueden ayudar a profundizar: 2Re 2, 9-11; Mc 16, 19; Hech 1, 2.10-11; 1Tm 3,16; Jn 4, 9; 7, 39; 12,16.23; Mt 10,5; Lc 10,33-37; 17,16-19; Hech 8,5-25; Mc 3,16-17 ; Lc 14,26; 1Re 19,19-21; Fil 3,13.

¿Qué me dice este texto?
Este segundo momento nos ayuda a descubrir lo que el Espíritu Santo quiere comunicarnos. Se invita a los participantes a leer de nuevo el texto, y a dar respuesta personal.

Este pasaje inicia en Lc 9, 51, que hace las veces de una introducción al viaje de Jesús a Jerusalén y nos da a conocer su horizonte teológico. Estamos acercándonos al cumplimiento del plan de Dios que inaugura una nueva etapa de la historia de salvación. Se trata de la partida (el griego dice asunción) de Jesús, del paso hacia el Padre. A través del término partida se evocan seguramente su Muerte y Resurrección, el conjunto del misterio pascual. 

Jesús, que ha iniciado el camino que le lleva hacia la muerte, y expresa en estos tres diálogos el riesgo y la urgencia del seguimiento. Él había sido rechazado por sus paisanos en su tierra natal (Lc 4, 16-30), y en este pasaje por los samaritanos. Su situación –nos dice el primer diálogo– es la del solitario que no tiene un lugar propio, ni seguridades materiales o afectivas. En el segundo diálogo, Jesús es el que se dirige a otro para que le siga. Pero éste se escuda en un deber importante de todo judío: enterrar a su padre (2 Re 9, 10; Jer 16, 4). No se ha dado cuenta de que el anuncio del reino, al que es invitado por Jesús, pasa por delante de todos los deberes humanos. Los muertos (los que son insensibles a la llamada de Jesús) enterrarán a los muertos. En el tercer caso, alguien expone el deseo de seguirle, pero pretende primero despedirse de los suyos, como hizo Eliseo cuando recibió la llamada de Elías para ser su discípulo (1 Re 19, 19-21). Pero Jesús es más exigente que Elías. El que pone la mano en el arado y mira hacia atrás, no es apto para el reino de Dios.(Lc 9, 62)

Al presentar al comienzo del viaje a Jerusalén estas exigencias radicales del seguimiento, Lucas quiere advertir a los discípulos sobre la seriedad del camino que van a emprender con Jesús, el camino de la cruz, hasta la muerte. Es una advertencia que vale para los discípulos de cualquier época que toman la decisión de seguir a Jesús. 

En los tres casos el énfasis está puesto en la novedad del Evangelio y la misión en contraste con la estrechez de miras de quienes desean ser parte del proyecto pero no asumen la totalidad del desafío. Nos preguntamos: ¿Serían tan solo excusas para eludir la responsabilidad que nos indica el Evangelio? ¿Estamos ante personas bienintencionadas pero erradas en su proyecto? El pasaje parece señalarnos que cualquiera que sea la razón, lo que el Señor pide es una entrega plena de lo que somos, y no la pequeña porción de nuestra vida que nos parece útil entregarle.

¿Qué le digo al Señor?
En la oración, me dejo cuestionar por Él, que me interpela: ¿Qué tanto me esmero por seguir radicalmente a Jesús? ¿Qué signos voy descubriendo en mi vida que me hacen entender que voy por el camino correcto? Repitamos: “Señor Jesús, quiero seguirte de manera total. Pero a veces mis dudas y mis miedos surgen inesperadamente y eso es lo que empaña mi camino. Necesito saber si tú estás contento conmigo y es lo que quieres de mi Señor. Pues solo tu Señor puedes mostrarnos la senda verdadera que conduce a la vida. Solo Tú tienes palabras de vida eterna. Amén.  


¿Qué compromiso puedo hacer?
En este último paso, al cerrar mis ojos, contemplo como Jesús interpela a aquellos a los que llama para el anuncio del reino de Dios y vemos la reacción de cada uno, tal vez de sorpresa, de desánimo, de decisión etc. Nos preguntamos: ¿Cómo podremos animar a otros a sumarse al seguimiento de Jesús? Más creo que cada uno de nosotros hemos de emprender el camino hacia Jerusalén, para llegar al cielo, al encuentro definitivo y pleno con Dios. Al celebrar el Año de la Fe y ya cercanos la Jornada Mundial de la Juventud, esto nos lleva a asumir y redoblar nuestro compromiso misionero que es la encomienda que el Señor nos hace hoy. 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.