Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio Divina: La competencia
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Lectura del Santo Evangelio
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Muchas cosas me quedan por decirles, pero no pueden cargar con ellas por ahora; cuando venga el Espíritu de la verdad, les guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y les comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que les irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso les he dicho que tomará de lo mío y se los anunciará” (Jn 16, 12-15)


Meditación 
El texto que escuchamos en la solemnidad de la Santísima Trinidad va en perfecta consonancia con el proclamado el domingo pasado: los dos tratan sobre el don del Espíritu Santo.

El Evangelio de Juan inicia en el capítulo 13 una sección que algunos han llamado “la hora de Jesús”, explicando que el momento de Jesús, ahora sí, ha llegado. Es el momento de pasar al Padre y el momento de comunicar al Espíritu Santo. Para ello, ama a sus discípulos hasta el fin, o como dice una traducción que me gusta más, “los amó hasta el extremo”, al extremo de sus posibilidades. (Jn. 13,1).

En el capítulo 14 y 15 se nos habla de que Jesús y su Padre son uno; así, los discípulos que se mantengan unidos a Jesús, como los sarmientos a la Vid, estarán, permanecerán con Él y con su Padre.

Es entonces que Jesús puede partir, una vez que no deja desamparados a los suyos, a los que su Padre le ha dado, le ha confiado. Incluso, menciona: “les conviene que me vaya, porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito” (Jn. 16,7).

La palabra Paráclito se puede traducir como: el que asiste en un llamado de auxilio, el abogado, el defensor, intercesor, que consuela.

Contemplación
Hace algunos años sucedió una desgracia en el país y por el trabajo que realizo en Cáritas, me invitaron a colaborar con otras instituciones para atender a las personas que sufrieron ese desastre. 

De repente, alguien opinó: “¿Y por qué no invitamos a la otra cadena de televisión, a las demás radiodifusoras, organizaciones, empresas?” A lo que otra persona respondió con cínica destreza: “¡Porque ellos son la competencia!”
Con el texto que hemos escuchado este domingo, me pongo a pensar que en el mundo cotidiano en realidad así actuamos todos, “como defendiendo una franquicia”, una posición, un grupo o institución; sin embargo, la relación que hay en la Trinidad nos da mucho que aprender, porque no puedo imaginarme a Jesús triste, diciendo que se va, que aunque viniera el Espíritu Santo, no sería lo mismo, porque él nos va a extrañar y que aunque vaya al Padre, siempre nos llevará consigo. 

¡NO!, no es así, sino todo lo contrario; Jesús se va contento, feliz, porque sabe que Él realizó su misión, la parte que le tocaba, su hora llegó, él respondió y ahora es el tiempo del Espíritu Santo.
Qué gran lección para nosotros los católicos, pero también para mi trabajo, para la escuela, para la política y la sociedad en general. 
Ojalá que todos pudiéramos realizar lo que nos corresponde, no compitiendo, sino sumando todas nuestras fuerzas al amor, a lo bueno, a lo que es justo.

Oración
“Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor, envía Señor tu Espíritu y todo será creado y renovarás la faz de la tierra”.

Acción
Esta semana procuremos sumar nuestras fuerzas a un buen proyecto, aunque nosotros no lo hayamos propuesto.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.