Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio Divina
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Lectura del Santo Evangelio
Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre; nadie puede arrebatármelas. Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos, y nadie puede arrebatarlas de manos de mi Padre. El Padre y yo somos uno. (Jn 10,27-20)

Mis ovejas escuchan mi voz
¿Qué dice el texto?
En versículos anteriores al fragmento de este domingo, Cristo se ha presentado como el Buen Pastor (Yo soy el Buen Pastor); en este sentido, es de notar la puntualización que se proporciona con el adjetivo “Bueno” que califica a Jesús como el Modelo de los pastores. En efecto, Jesús como Buen Pastor ofrece su vida en el cuidado cotidiano de las ovejas, mismo que llegará a su culmen a través de la muerte en la Cruz. El Buen Pastor, entonces, es quien defiende de los peligros y lleva al rebaño a los pastos seguros dándoles vida con su muerte.
La intimidad que Jesús ofrece gratuitamente con su amor, suscita en el creyente la capacidad para escuchar (mis ovejas escuchan mi voz) y seguirlo (ellas me siguen), dos actitudes fundamentales para ser discípulos del Señor. Este fragmento bíblico, por tanto, subraya la unidad entre el Buen Pastor y las ovejas cuyo fundamento radica en la unidad del Padre con el Hijo (El Padre y yo somos uno).

¿Qué me dice el texto?
Cristo, como Buen Pastor, conoce a sus ovejas, expresando así la relación tan íntima que sólo es posible por la gracia de su amor. Un amor que dignifica, embellece y salva, como escribe san Agustín: «La medida del cuidado que tiene de ti el buen pastor te la proporciona el hecho de que ha dado su vida por ti». 
Este amor que no es posesión sino libertad y gracia produce estas dos actitudes reverenciales en el creyente: “Escuchar y Seguir”. En efecto, escuchar es una acción esencial del discípulo, que se refiere no solo a prestar oído a la voz del Señor, sino sobre todo a abrir la intimidad del corazón para acoger la Palabra de Dios, discernirla y ponerla en práctica; es, por tanto, una actitud de piedad que desea penetrar en la voluntad divina para concretarla en el presente. “Seguir”, por su parte, se refiere a vivir los mismos pasos del Maestro; es un caminar “detrás de”, que expresa fidelidad en el amor. 

¿Qué me hace decir el texto?
Al celebrar en este domingo a Cristo Buen Pastor se realiza, en toda la Iglesia, la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones. Por ello, te invito a realizar la siguiente oración:
Oh, Jesús, Pastor eterno de las almas, dígnate mirar con ojos de misericordia a esta porción de tu grey amada. Señor, gemimos en la orfandad, danos vocaciones, danos sacerdotes y religiosos santos. Te lo pedimos por la Inmaculada Virgen María de Guadalupe, tu dulce y Santa Madre. Oh, Jesús, danos sacerdotes y religiosos según tu corazón. Amén.

¿Qué me motiva a hacer el texto?
Cristo es el Buen Pastor que camina contigo. Él te ofrece su voz para conducirte a la plenitud de tu vida. Sin embargo, en muchas ocasiones, según la libertad personal, se presta oído a otras voces haciendo oídos sordos a la voz del Señor. ¿Cuáles han sido esas voces que has preferido escuchar? ¿Qué estás dispuesto a cambiar para dejar esas “voces de muerte”?
Seguir, como se ha dicho, es un ir detrás del Pastor. No se puede ir delante ni a un lado del Señor, pues corres el peligro de perderte en tus juicios, condenar a tus hermanos, servir no con generosidad sino con arrogancia. ¿Cuál es tu compromiso con tu familia y comunidad para seguir con fidelidad a Cristo Buen Pastor?


Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.