Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



Lectio Divina
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Lectura del Santo Evangelio
En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: “¿Eres tú el rey de los judíos?”. Jesús le contestó: “¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?”. Pilato replicó: “¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?”, Jesús le contestó: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí”. Pilato le dijo: “Conque, ¿tú eres rey?”. Jesús le contestó: “Tú lo dices: soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz”. (Juan 18, 33b-37)

“Mi Rey”
P. Oscar Arias

Meditación
En el último domingo de este Año Litúrgico, celebramos la Solemnidad en la cual proclamamos a Nuestro Señor Jesucristo como Rey del Universo, y para ello tomamos un fragmento del relato de la Pasión de Jesús, según san Juan. Concretamente es el diálogo en el Pretorio, el lugar de procuración de justicia del imperio romano en sus provincias; diálogo sostenido entre dos autoridades: un Rey y un gobernador (Poncio Pilato fue gobernador de Judea entre el año 26 y 36 de nuestra era).
Parece que Jesús lleva a Pilato a pronunciarse sobre si él piensa que, Aquél a quien le han entregado para dispensar justicia, es un reo o es un verdadero Rey. El mismo Pilato le pregunta más de una vez si es Rey (v. 33. 37) y más adelante terminará diciendo que Jesús es Rey de los Judíos (v. 39 y 19,14) pero no suyo, y así lo entregará a la muerte.

Contemplación 
Por el diálogo que hemos meditado me parece como si a Jesús ya no le importara si es o no Rey, porque toda su atención la centra en querer descubrir qué es lo que opina aquella persona que tiene delante, aunque sea procurador de justicia o gobernador o presidente o cada uno de nosotros; y nos pregunta: “¿dices eso por tu cuenta o es lo que otros han dicho de mí?” (v.34) Como vimos en el relato, Pilato parece que nunca quiso involucrarse con la vida y la suerte de Jesús: “¿a su Rey voy a crucificar?” (Jn. 19,15) y termina mandando escribir: “Jesús Nazareno, Rey de los Judíos“ (19,19).
¡Claro!, y es que le costaba tanto reconocer que Jesús fuera Rey también para él, porque de haberlo hecho, hubiera perdido su cargo en el Imperio Romano, hubiera arriesgado su puesto, la posición de su familia, sus lujos y seguramente hasta la vida, ¡claro que era más cómodo! decir que él no tenía nada que ver con Jesús, por eso se lava las manos sobre la suerte de Nuestro Rey.
Así nosotros, seguramente proclamar a Jesús como Rey nuestro, implica ciertos riesgos, tal vez los mismos que para Pilato; pondría en riesgo algún negocio en el que estamos trabajando, alguna relación que no hemos querido dejar, si Jesús fuera nuestro Rey tal vez no usaríamos el internet como lo usamos o tal vez nos preocuparíamos más por tantas cosas que podemos arreglar.

Oración 
Señor Jesús, permíteme aclamarte al final de este año litúrgico como Mi Rey, que no me importe si al proclamarte Rey pongo en riesgo mi comodidad que me tiene tan indiferente de mis hermanos, que no me importe perder otras cosas de mi vida que no van bien, que me decida a gritar que sí, ¡que Tú eres Mi Rey!. 

Acción
Vivamos en esta semana alguna de las cláusulas que implicaría vivir en el Reino de Jesús, es decir, ayudar a alguien que lo necesita, no sobornar, no meterme en la fila, no copiar en el examen, no comprar cosas superfluas.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.