Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



¿ Qué será de este niño?
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

Lectura del Santo Evangelio

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban. A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: “¡No! Se va a llamar Juan”. Le replicaron: “Ninguno de tus parientes se llama así”. Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamara. Él pidió una tablilla y escribió: “Juan es su nombre”. Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: “¿Qué va ser este niño?” Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo y su carácter se afianzaba; vivió en el desierto hasta que se presentó a Israel. (San Lucas 1,57-66.80)

¿Qué será de este niño?...

Meditatio

El texto que leemos este domingo nos habla de la natividad de Juan el Bautista. Así es que, con las mismas palabras que se dijeron de él: “¿Qué será de este niño?”, propongo que nos preguntemos sobre los niños que nacen en la actualidad y en el futuro que les espera.

Al día de hoy, una de cada seis personas está subalimentada en el mundo; el 75 por ciento de ellas son pequeños campesinos y no pueden satisfacer totalmente el desarrollo de sus familias ni de las comunidades donde viven.

En los encuentros que se están llevando a cabo, tanto en Los Cabos, México (G20), como en Río de Janeiro, Brasil (Rio+20), en torno al desarrollo de los pueblos, se ha señalado que la humanidad alcanzará unos ocho mil millones de personas para el 2030, y 10 mil millones para el 2050. Este crecimiento tendrá lugar sobre todo en los países en desarrollo, específicamente en zonas urbanas, en ciudades como la nuestra.

Contemplatio

Cada vez que bautizo a un niño(a) procuro hacer conciencia en los asistentes sobre del futuro que les estamos dejando a las próximas generaciones. Les cuento que cuando era niño, después de ir a Misa los domingos, mis papás nos llevaban de día de campo a mis hermanos y a mí, y podíamos tomar agua directamente de los arroyos en la periferia de esta gran metrópoli. Entonces los reto a que intenten hacer lo mismo, y se ríen porque saben que, aunque no ha pasado siquiera una generación, sería un “suicidio” hacerlo.

Por eso, con el Papa Benedicto XVI, que recientemente nos visitó, debemos afirmar: “Se trata, en definitiva, de asumir una actitud interior de responsabilidad, capaz de inspirar un estilo de vida distinto, con la sobriedad necesaria en el comportamiento y en el consumo para favorecer el bien de la sociedad, y que valga también para las generaciones futuras, por su sostenibilidad, tutela de los bienes de la creación, distribución de los recursos y, sobre todo, el compromiso concreto por el desarrollo de los pueblos y naciones enteras” (Mensaje para la Jornada Mundial de la Alimentación 2011).

Y es que ahora tenemos una oportunidad no sólo muy importante, sino decisiva para el futuro de la humanidad, porque si queremos que las generaciones puedan existir, las decisiones las debemos de tomar hoy; llevar un estilo de vida distinto del que hemos venido llevando, donde “todos seamos responsables de todos” (SRS 38); un destino en el que todos estemos involucrados (que va más allá de un candidato u otro) y donde no sea el Estado el único responsable (CiV 38).

Oratio

Te pedimos, Señor, que nos ayudes a decidir correctamente el futuro de nuestros pueblos, de México en particular, no sólo en las urnas, sino en las decisiones de todos los días: dar mordida o no; ser injusto o no, buscar la paz o ser violentos. Ayúdanos a construir el México del cual estés orgulloso, en el que la Virgen se sienta contenta porque nos amamos como hermanos(as), como una Madre lo quiere para sus hijos.

Actio

Preparémonos toda esta semana en familia para la jornada electoral del próximo domingo, votemos, oremos y veamos en el hermano(a) que no piensa como yo, al mismo Cristo; seamos conscientes que de la paz, la justicia y los acuerdos que logremos en esa jornada depende el futuro de los niños y niñas de México.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.