Semanario Católico de Información y Formación

Lectio Divina - Evangelio Dominical



“México cambia…”
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

Lectura del Santo Evangelio

En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían. Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio”. (Marcos: 1, 12-15)

“México cambia…”

– ¡Jóvenes: ustedes pueden cambiar el mundo! Eran palabras que resonaban en el auditorio, pero que se quedaron retumbando en mi mente durante toda la vida. Tal vez quien las decía ni siquiera sabía lo que nuestra generación tenía que enfrentar…

Meditatio

La brevísima versión de Marcos sobre las tentaciones, estos cuatro versículos que hemos leído, tiene dos propuestas de acción: una para Dios y otra para nosotros sus hijos.
A Dios le corresponde que “el tiempo se haya cumplido”, que ya sea la hora de la salvación, que haya llegado el momento de comenzar a instaurar su Reino, con palabras y obras de salvación, con las cuales Jesús iniciará su ministerio.
Por otro lado, a nosotros nos corresponde “arrepentirnos y creer en el Evangelio” (v. 15) es decir, “metanoia”, cambiar de forma de pensar y no sólo de eso, sino de estilo de vida, de modelo económico, de la forma en que empleamos el tiempo, cambiar de actitudes. Así, hemos empezado esta Cuaresma el miércoles pasado, con el signo de la ceniza que quiere expresar que somos conscientes de la necesidad de ese cambio.

Contemplatio

En mi generación de prepa escuché muchas veces que podíamos cambiar el mundo, que ya era el tiempo, sin embargo, en la generación actual, trabajando con jóvenes, me he dado cuenta que ya es un gran logro poder sobrevivir en las condiciones y en la ciudad en la que vivimos. Creo que la propuesta actual es menos ambiciosa, “no hemos de cambiar el mundo”, porque ya es gran mérito haber nacido, sin interrumpir los proyectos de vida de mi madre; es gran mérito también llegar al trabajo o a la escuela a la hora de entrada; es mérito no aventarse, ni ofender a nadie entre los apretones cotidianos; es mucho más mérito no dar “mordida” para agilizar la vida. Es casi imposible cambiar el modelo económico de nuestro país, el modelo de vida de nuestra ciudad. Creo que a la generación actual ya no le decimos: ¡Tú puedes cambiar el mundo!, sino: ¡Tú puedes sobrevivir a este mundo!, que ya sería mucho, llegar a ser feliz con todos los problemas que vivimos.
Pero para no ser pesimistas, tenemos aquí la Cuaresma, 40 días de oportunidad, no para cambiar la compleja estructura de la sociedad mexicana, donde más de la mitad es pobre, sino para optar por una serie de alternativas que favorezcan a nuestros paisanos, apoyando especialmente a quien más lo necesita, aunque sea en algo inicial, insignificante, como empezó el mismo Reino de Dios, porque ahí donde un mexicano está cambiando: México cambia…

Oratio

¡Señor, te pido que me ayudes a cambiar de estilo de vida en esta Cuaresma; no permitas que mis propósitos sean bajar de peso, dejar de comer chocolates o de tomar refresco; dar la ropa vieja que tengo a la gente pobre y comer capirotada; ayúdame más bien a cambiar en verdad mi estilo de vida y el de mi familia!
Actio
Leamos en familia, el mensaje del Papa Benedicto XVI para la Cuaresma 2012.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.