Semanario Católico de Información y Formación

Arte para Jóvenes - Cine



Cine: El Exorcista
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

­­­­En 1973, la película El exorcista se había convertido en el éxito taquillero de la temporada. Millones de personas querían ver con sus propios ojos lo que la prensa había denominado “La película más terrorífica de todos los tiempos”. Muchas fueron las razones del éxito, pero sobre todo, que el director William Friedkin había logrado plasmar fielmente la visión que el escritor William Petter Blatty había tenido al momento de escribir la novela del mismo nombre.

Una niña de doce años, Reagan McNeil (Linda Blair) es poseída por el Demonio. Ni ella ni su madre lo saben, y deciden acudir con los médicos y psiquiatras para dar una solución a los problemas que comienzan a ocurrir. Después de duras pruebas, los médicos les aconsejan acudir con un sacerdote ya que no encuentran explicación medica lógica.

La madre de Reagan le pide al sacerdote Damien Karras que le practique un exorcismo a su pequeña. Él duda en hacerlo, ya que en ese momento se encuentra pasando por una profunda crisis de fe, así que con la ayuda del padre Lankester Merrin –quien tiene vasta experiencia– decide dar paso a la lucha contra el mal. 

Poca gente sabe que en la película aparecen realmente dos sacerdotes jesuitas (Tom Birmingham y William Omalley) ambos, además de actuar en algunas escenas, también se encargaron de supervisar los pormenores del ritual romano para exorcismos, a fin de que fuese realizado lo más fielmente posible. El P. Birmingham accedió a trabajar en la película con la única condición de que “fuera tomada en serio, y que se retratara el enorme poder del mal en el mundo de Dios”.  

Una notable diferencia entre El Exorcista y cualquier otra película que trate sobre posesiones, es que en ésta se toma en serio el tema. Se habla de un demonio que quiere hacer temblar la fe de una familia y de un par de sacerdotes. Además, las otras películas se ensañan con el morbo que puede atraer a la gente, dejando a un lado el respeto que merece un tema tan delicado y real como son las posesiones demoniacas.

Aunque para muchos es una película de terror, el escritor Ray Bradbury la describió como “Una historia de amor preciosa, se trata de un cura que da su vida voluntariamente para salvarle la vida a una niña que no conoce”. En palabras del director: “No es una película de terror, es una película sobre el misterio de la fe”, tal vez sea la mejor forma de resumirla y el enfoque que deberíamos darle.

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.