Semanario Católico de Información y Formación

Arte para Jóvenes - Cine



Cuestión de Honor
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir


Es bien sabido que los cuerpos militares se rigen bajo una estricta disciplina, órdenes sin cuestionamientos y reglamentos que, de ser violentados, ocasionan severos castigos.

En Cuestión de Honor (Película de 1992), un par de soldados: un cabo y un raso, son culpados del asesinato de un compañero. Ninguno niega el hecho, pero ambos argumentan que éste fue cometido bajo las órdenes de su superior: el teniente-coronel Nathan Jessup (Jack Nicholson, ganador del Oscar por esta cinta).

Los superiores le dan poca importancia al caso y lo asignan a un joven abogado militar: el teniente Daniel Kaffee (Tom Cruise), que es la representación de todo lo que no debería ser un abogado en estricto sentido: alocado, informal y más preocupado por sus partidos de béisbol que por sus defendidos. Por si fuera poco, tiene la responsabilidad de llevar a cuestas el apellido familiar, ya que su padre fue un prestigiado abogado.

Daniel Kaffe goza de un récord de 43 casos ganados, pero no por defenderlos ante una corte, sino por arreglarlos fuera de ella, sin llegar a un juicio. Prácticamente su experiencia es nula y a quien más preocupa esto es a la teniente Joan Galloway, quien es asignada como su supervisora, y quien en verdad está preocupada por el destino de los jóvenes acusados.

La película nos envuelve en una apasionante historia que no deja espacio al aburrimiento; además, es dueña de actuaciones impecables. Los diálogos no tienen desperdicio, y podrán disfrutarlos sobre todos quienes están familiarizados con la abogacía. El director demuestra que no son necesarias las persecuciones en automóviles o disparos para mantener al espectador “pegado” al asiento. La escena del juicio es apabullante ya que los jóvenes abogados se encuentran con muchos obstáculos, sin testigos, sin pruebas y sin credibilidad, pero con mucha pasión.

No sólo es una buena historia, también nos muestra claramente las repercusiones  que puede tener un patriotismo enfermizo y sin fundamentos, porque la vida de una persona debe ir más allá del cumplimento del deber.

Sin duda es una de las mejores películas en su género, incluso, es un referente cinematográfico para aquellos estudiantes de Derecho. Al final, tanto Tom Cruise como Jack Nicholson nos reglarán un duelo actoral titánico.

Honor es una palabra que se repite muchas veces durante la película. No es necesario ser abogado o militar para llevar como estandarte esta palabra. ¿Qué es el honor? Esta es una pregunta que debemos replantearnos una y otra vez como individuos, hasta que nos quede claro que esta cualidad moral debe regir todos los actos de nuestra vida.

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.