Semanario Católico de Información y Formación

Arte para Jóvenes - Cine



El juego perfecto
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir


El juego perfecto

 

Director: William Dear

Por: Antonio Rodríguez

Es por todos bien sabido que en el norte de la República el deporte que levanta los ánimos entre la gente es el béisbol, así es posible ver que todos los fines de semana la familias se reúnen para ver en el campo de juego a sus hijos o esposos jugar este épico deporte contrariando a la capital del país en donde el deporte que reina es el soccer. 

 

El Juego Perfecto película  basada en una historia real, sobre un grupo de niños que con ayuda del sacerdote de la comunidad  y del entrenador Cesar L. Faz, consiguen entrar a la serie mundial de las ligas menores de Estados Unidos en 1957, con tan solo unas semanas para poder conformar el equipo y entrenar comienzan la aventura.

El equipo es conformado casi en su mayoría por hijos de obreros de una compañía fundidora y esto acarreara algunos problemas con sus padres.  Así poco a poco con tropezones y aciertos, los pequeños irán consiguiendo avanzar en lo que muchos creían una causa perdida. Resulta alentador que la dupla conformada por el entrenador y el sacerdote es probablemente aquello que más inspira los niños, ya que mientras el señor faz les da consejos sobre bolas y bates, el padre les aconseja en aquello que les acongoja y afecta fuera del campo, resultando siempre los puntos positivos como la amistad, humildad el amor, la fe en Dios y,  el sobre todo el compañerismo .

Las películas sobre deportes siempre dejan un grato sabor de boca, y a pesar de que El juego perfecto tiene clichés muy recurrentes como: el entrenador y su fracaso deportivo, las faltas de respeto de los rivales superiores, y el favorito de todos: una gran jugada final; también es un buen esfuerzo para exaltar aquello que los equipos profesionales de muchos deportes están perdiendo hoy día, el amor por el deporte mismo y el compañerismo. Debe resaltarse que la película nunca resulta aburrida y eso se debe al equipo que se conforman los muchachos y al buen compañerismo entre ellos. Vale la pena resaltar que William Dear a lo largo de la película  tiene a bien mostrarnos las imágenes originales de aquel equipo de 1957, momentos donde se nota los escasos recursos con los que contaban pero que no los detuvo a lograr aquello que frente a todas las expectativas creyeron imposible.    

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.