Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Página de Inicio - Eco Semanal



Frailes Dominicos, los custodios históricos del Santo Rosario
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Durante siglos, la Orden de los Dominicos ha sido piedra angular en la estructuración y enseñanza del Rosario, que, según la tradición, la propia Virgen enseñó a rezar a Santo Domingo de Guzmán al aparecérsele en 1208 en el Monasterio de Prouilhe (Francia), donde también le encomendó propagar su devoción. Sobre esta encomienda que, a su vez, Santo Domingo hizo a los miembros de la Orden que fundó, habla para Desde la fe fray José Nava, de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en Aguascalientes.

Explica que, si bien Santo Domingo inició con el rezo de esta bella oración, fueron tres dominicos (Alain de Rochelle, Santiago de Sprenger y Félix Falme) quienes en el siglo XV la estructuraron de la forma en que la conocemos actualmente. “En cuanto a su difusión, una figura muy importante entre los dominicos fue Alano de la Rupe, quien en 1470 fundó la primera confraternidad del Rosario, y a partir de entonces comenzarían a formarse cofradías en todos los países adonde la Orden llegase, tradición que se mantiene hasta hoy”.

Posteriormente –señala–, en 1571 el Papa Pío V, que fue un Papa dominico, logró que el rezo del Rosario cobrara mayor fuerza. “En ese año se llevó a cabo la Batalla de Lepanto, en la que participó Miguel de Cervantes perdiendo una mano, por lo cual se le conoce como ‘El Manco de Lepanto’. Mientras esta lucha marítima se desarrollaba, el Papa rezaba el Rosario para pedir la intercesión de la Virgen, pues el ejército otomano, que era mucho más numeroso que la ‘Liga Santa’, pretendía invadir Europa y sentar predominio del islam. Al final, triunfó la cristiandad, y Pío V instituyó lo que sería la Fiesta del Rosario, la cual se celebra el 7 de octubre.

“Por eso –finaliza–, octubre también es el mes del Rosario, y en nuestras comunidades lo celebramos iniciando por el llamado ‘Rosario de Aurora’, que se realiza el día 7, a las seis de la mañana, con una hermosa procesión dotada de velas y farolas. Propagamos el Rosario de muchas maneras, pero además buscamos que en nuestros templos las cofradías lo recen de ordinario, pues rezarlo es meditar, de la mano de María, acerca de la vida, muerte y resurrección de Cristo”. 
Escrito y/o Publicado por:

COSAM

contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.