Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Página de Inicio - Eco Semanal



Yo no lo conocía, pero sabía que sería mi hijo
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Dos décadas atrás, después de varios estudios médicos con el mismo resultado, Elisa y Gustavo platicaron sobre la opción de adoptar. Fue ella quien se lo planteó. Gustavo entonces le habló acerca de esa responsabilidad, sobre todo en caso de que el bebé padeciera alguna enfermedad. Ambos se comprometieron a que adoptar implicaba una entrega sin reservas.

En un primer momento al matrimonio le fue negada la adopción, luego vino el ‘milagro’: “Mi suegra –cuenta Elisa– volvió a enfermarse de la columna tras ocho años de estar sana; la llevé a Querétaro para que la intervinieran, a una clínica donde providencialmente tenían una casa-hogar. Mientras se realizaba la operación, fui a conocer a un chiquito que tenían ahí, de unos meses de nacido. Apenas crucé la mirada con él, no tuve duda de que era mi hijo”.

La misma sensación de familiaridad experimentó Gustavo en el momento que tuvo al bebé en sus brazos, luego de que les fuera dado en adopción. Y de igual forma ocurrió con Anita, cuando el matrimonio adoptó nuevamente, año y medio más tarde. 

Pero en efecto, como lo había previsto Gustavo, el pequeño nació con un padecimiento: una malformación que le haría someterse a numerosas cirugías de cabeza y columna, 25 hasta la actualidad. 

“Hemos sufrido mucho con él –señala Elisa–; las operaciones son muy riesgosas; nos la hemos pasado en hospitales, pero la alegría que mis hijos me dan es a la enésima potencia que el dolor del sacrificio. Ellos también son muy felices; desde el principio han tenido plena conciencia de que son adoptados, y lo han tomado siempre de la forma más natural”.

“Todo aquel que trabaja –opina por su parte Gustavo–, tiene derecho a levantar la mano y pedir. Así lo hice cuando fui empleado. Y así también lo hice con Dios: le pedí un hijo, pero nunca le pedí un hijo sano. Porque para adoptar, antes que prepararse económicamente, hay que tener una preparación espiritual”, concluyó. 


“Fui madre gracias a una madre que renunció a su maternidad; a mi madre, que seguro intercedió por mí en el cielo, y a la madre de mi esposo, que fue un instrumento aquí en la Tierra”. Elisa, mamá. 

“Adoptar es atreverse. Atreverse a amar a ciegas. Yo no sé qué es ser padre biológico; tengo a mis hijos y punto, y los amo con pasión. Gustavo, papa.  


Adoptar en México
El DIF apoya a los interesados en adoptar con el fin de que los menores de edad vivan en un ambiente armónico

Algunos requisitos para iniciar el proceso:
Ser mayor de 25 años.
Ser 17 años mayor que el niño.
Tener probada buena conducta.
Poseer los medios económicos suficientes.
Gozar de una buena salud verificada.
Si el niño a adoptar es mayor de 12 años, se necesita su consentimiento.
Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.