Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Página de Inicio - Eco Semanal



#PrayforSyria
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Patriarcas condenan bombardeo

Los patriarcas de las Iglesias en Siria condenaron el ataque que lanzó en días pasados Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra las ciudades de Damasco y Homs, en Siria, el cual calificaron como una “brutal agresión” que viola las leyes internacionales y socava el trabajo de la comisión que debía aclarar si el gobierno sirio usó armas químicas contra la ciudad de Duma.

A continuación, algunas declaraciones que emitieron en conjunto el Patriarca Ortodoxo Griego de Antioquía y todo el Oriente, John X; el Patriarca Ortodoxo Sirio de Antioquía y todo el Oriente, Ignatius Aphrem II; y el Patriarca Greco Melquita Católico de Antioquía, Alejandría y Jerusalén, Joseph Absi.

“El ataque viola las leyes internacionales y de la Carta de la ONU porque es un asalto injustificado de parte de países poderosos a los que Siria no causó ningún daño”.

“La acusación contra el ejército sirio de usar armas químicas no está justificada y no está respaldada por pruebas suficientes y claras”.

“Esta brutal agresión destruye las posibilidades de una solución política pacífica, (…) alienta a las organizaciones terroristas y les da impulso para continuar en su terrorismo”.

“Exhortamos a todas las iglesias en los países que participaron en la agresión, a cumplir con sus deberes cristianos, a condenar esta agresión y a llamar a sus gobiernos a comprometerse con la protección de la paz internacional”.


Oración por la paz
Papa Francisco (2014)

Señor, Dios de paz, escucha nuestra súplica.

Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas... Pero nuestros esfuerzos han sido en vano. Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: “¡Nunca más la guerra!”; “con la guerra, todo queda destruido”. Infúndenos el valor de llevar a cabo gestos concretos para construir la paz. Señor, Dios de Abraham y los Profetas, Dios amor que nos has creado y nos llamas a vivir como hermanos, danos la fuerza para ser cada día artesanos de la paz; danos la capacidad de mirar con benevolencia a todos los hermanos que encontramos en nuestro camino. Haznos disponibles para escuchar el clamor de nuestros ciudadanos que nos piden transformar nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros temores en confianza y nuestras tensiones en perdón. Mantén encendida en nosotros la llama de la esperanza para tomar con paciente perseverancia opciones de diálogo y reconciliación, para que finalmente triunfe la paz. Y que sean desterradas del corazón de todo hombre estas palabras: división, odio, guerra. Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones y las mentes, para que la palabra que nos lleva al encuentro sea siempre “hermano”, y el estilo de nuestra vida se convierta en shalom, paz, salam. Amén.
Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.