Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



“Para cumplir esta misión, me alienta el testimonio de nuestros últimos Pontífices”
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Como Ustedes comprenderán, y habrán percibido, este día está siendo muy emotivo y significativo en mi vida. A mis 68 años el Santo Padre Francisco me ha encomendado esta enorme misión de conducir al Pueblo de Dios, que peregrina en esta gran Ciudad de México.
 
Cierto que llego con una experiencia de casi 21 años de episcopado, pero también ya no soy el joven Obispo de 47 años cuando llegué a Texcoco, ni el hombre maduro de 59 años cuando llegué a Tlalnepantla. 

Sin embargo, me alienta el testimonio de nuestros últimos Pontífices que al menos yo he podido conocer y seguir, constato su entrega plena y fecunda, así de San Juan XXIII quien a los 76 años, elegido Papa convocó el Concilio Vaticano II; el Beato Pablo VI elegido a los 65 años le tocó la aplicación del mismo, por la que afrontó la incomprensión de muchos sectores eclesiales, pero le dio vigencia al Concilio; San Juan Pablo II que se desgastó 27 años, proclamando con gran visión profética la necesidad de una Nueva Evangelización, Benedicto XVI, quien a los 78 años asumió el pontificado, y afrontó con firmeza y claridad doctrinal el camino de la renovación eclesial, y ahora al Papa Francisco, quien elegido a los 76 años nos da un fuerte y sorprendente testimonio de generosa entrega y de animación para llevar a término la indispensable renovación de la Iglesia.

Ante esta sucesión de magníficos pontífices, como lo han considerado ya muchos teólogos, pastoralistas, y especialmente historiadores, reconozco en ellos la gracia de Dios, derramada en favor de la Iglesia y de la humanidad. Por eso considero que nosotros los Obispos, mirando a estos sucesores del Apóstol Pedro, encontramos la fortaleza necesaria para llevar a cabo nuestra misión específica, de conducir a una Iglesia particular.

Pero también este día he mirado tantos rostros de distintas latitudes, que expresan el deseo de participar en la vida de la Iglesia, y que me animan a dar lo mejor de mí mismo.

Destaco entre esos rostros los que desde mi infancia me han acompañado, los distintos miembros de mi familia. He descubierto también los rostros de quienes por diversas razones me han brindado su amistad, desde cuando ejercía mi ministerio sacerdotal en Tepic.

Están presentes los rostros del Valle de México, de fieles y amigos de Texcoco mi querida primera Diócesis que me ayudó a ser Obispo. Rostros de Tlalnepantla, donde ahonde en mi ser episcopal, desde un esfuerzo mayor para encontrar los caminos de una Iglesia en comunión. Y otros muchos rostros de fieles de la Provincia Eclesiástica de Tlalnepantla; y sin lugar a dudas, tantos rostros de quienes forman parte de la Arquidiócesis de México. He contemplado sus rostros, considerando el servicio que debo darles.

He mirado también rostros que me consuelan y animan como los de mis hermanos Obispos y Cardenales que me han acompañado este significativo día.

Rostros de Autoridades de distintos niveles de gobierno, que con su presencia me recuerdan la importancia de colaborar para bien de toda la sociedad; y rostros hermanos de otras confesiones religiosas cuya presencia es una esperanza de concretar el Sueño del Papa Francisco: testimoniar al mundo que las religiones son factores de convivencia fraterna y de colaboración en la búsqueda de un orden social justo, acorde a los Derechos Humanos Universales, que sea instrumento para alcanzar la Paz mundial y la conservación de nuestra Casa  común, nuestro Planeta: La Tierra.

Por eso no me queda sino agradecer de corazón la presencia de todos Ustedes en este día. Dios, Nuestro Padre los bendiga abundantemente. 

Gracias por su atención, disfruten la comida y la convivencia. Sin ponerse de pie, les pido un momento de silencio para bendecir los alimentos y este encuentro fraterno.
Escrito y/o Publicado por:

COSAM

contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.