Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



10 años con cáncer, pleno y más vivo que nunca
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
En ocasiones, los ahorros familiares, los cobros de seguros o los apoyos de organizaciones privadas no son suficientes cuando se trata de emprender una guerra contra el cáncer; tal es el caso de Rodrigo Tavares, quien sin embargo, con fe y esfuerzo, en 12 días logró recaudar dinero para su costoso tratamiento, a través de una campaña en redes sociales denominada #FuerzaRodri.

Rodrigo Tavares dijo que su intención al compartir con los lectores de Desde la fe su experiencia, es alentar a otros que se encuentran en circunstancias similares, y hacerles sentir que, con la ayuda de Dios, se puede librar cualquier batalla, como la que él ahora está ganando.

Refirió que lleva 10 años enfrascado en esta batalla contra el linfoma de Hodkin, padecimiento oncológico que cobra fuerza en los llamados linfocitos, las células blancas de la sangre. “Desde el inicio de mi diagnóstico, cinco veces he enfrentado múltiples enfermedades relacionadas con la baja de defensas que ocasiona el propio padecimiento; pero con fe y amor a Dios, he podido mantenerme fuerte, y sobre todo, con esperanza”.

Admitió que cuando recibió su diagnóstico, a los 19 años de edad, vino a su mente la escena de una serie de televisión en la que pasajeros de un avión le preguntaban al piloto si tenía miedo; él respondía que sí, pero que no podía durar más de cinco minutos con ese miedo. “Eso fue precisamente lo que pasó conmigo, poco a poco me informé sobre las posibles complicaciones, para poder encararlas. En esta experiencia, por increíble que parezca, nunca me he sentido solo, cualquiera podría pensar que, como le sucede a muchos, me enojé con Dios; pero fue todo lo contrario: al pasar, como dije, esos cinco minutos de shock, me pregunté: “¿para qué tenía yo esta enfermedad?”. Y con esa pregunta fue como si hubiéramos hecho un pacto Él y yo”.

Rodrigo Tavares aseguró que, con su fe bien puesta en el Señor, jamás pensó en dejarse caer, como por desgracias lo hacen algunos pacientes de cáncer, quienes sucumben a la tentación de darse por vencidos y rehúsan continuar el tratamiento. “Intentaba responder la pregunta que me había hecho, “¿para qué?”; pero al mismo tiempo determiné vivir mi día a día como cualquier persona, y gracias a esto comencé a dimensionar el valor tan grande que tiene la vida como regalo de Dios. Si no hubiera enfermado, difícilmente habría alcanzado a estimarlo; el ver de cerca la posibilidad de morir, no me ha quedado más opción que atesorar la vida y disfrutarla en todo lo posible”.

Refirió que, en mayo pasado, uno de sus amigos puso en marcha la campaña #FuerzaRodri para redes sociales, a la que en primer lugar se unieron sus compañeros de trabajo, todos expertos en redes y plataformas de crowdfunding, para recaudar fondos y poder tener acceso a un tratamiento de quimioterapia nuclear llamado Brentuximab, que únicamente ataca las células cancerígenas; se trata de un procedimiento especial, novedoso y muy caro. “Gracias a esta campaña, en menos de una semana teníamos la cantidad y pude pagarlo; me faltan dos aplicaciones de las ocho que integran el tratamiento. Los médicos dicen que mi organismo ha reaccionado favorablemente en un 70 por ciento, y yo casi puedo decir que Dios me dará de alta pronto”.

Rodrigo Tavares asegura que, aunque comenzó a recibir recientemente el tratamiento, él ha vivido pleno durante estos 10 años. “La constancia y perseverancia han sido mis herramientas más fuertes, dado que en ningún momento opté por dejar de trabajar, lo cual fue un factor importante para que la enfermedad no me afectara tanto en el estado de ánimo. Soy una persona muy comprometida, quiero salir adelante a pesar de las dificultades; continué mis estudios, me gradué, trabajo, viajo, y cada uno de esos instantes me ha hecho sentir más vivo de lo que cualquiera pudiera suponer”.

    Finalmente, Rodrigo Tavares dijo sentirse orgulloso por estar seguro de que Dios ve en él un guerrero; “Él me cuida y me da fuerzas para seguir en la lucha, que ya casi termina; yo he puesto todo de mi parte para salir adelante, pero la última palabra la tiene Él, quien no me ha dejado ni un momento solo en todo este proceso”.
Escrito y/o Publicado por:

SIAME
Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México
http://www.siame.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.