Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



Los sacerdotes no deben ser divos ni actores, sino puente con Dios
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Para saber más sobre la participación fundamental del sacerdote en la celebración Eucarística, Desde la fe platicó con el canónigo “Chantre” de la Catedral Metropolitana de México, el Dr. Ricardo Valenzuela Pérez.

El sacerdote explicó que toda acción litúrgica –por ende la Eucaristía– está dirigida a Dios Padre, por Cristo, en el Espíritu Santo: “esa es la formulación que tenemos en todas las oraciones; ese es el eje, el foco central, porque Cristo, en su encarnación, viene a salvarnos; en la actualización de su Pasión, Muerte y Resurrección nos otorga la salvación. Podemos decir que la celebración es Cristocéntrica porque el punto focal de la celebración –en cuanto a momento redentor– está en los méritos de Cristo, por lo que nos situamos en torno a Él en el momento que ofrece al Padre su sacrificio pascual”.

Dijo que al concluir la plegaría Eucarística, con la “doxología”, los sacerdotes dicen: “Por Cristo, con Él y en Él, a ti Dios Padre omnipotente en la unidad del Espíritu Santo; todo honor y toda Gloria por los siglos de los siglos. Amén”. Ahí, la Iglesia se dirige al Padre en Cristo, en unión del Espíritu Santo. “La oración de la Iglesia se dirige al Padre”.

Por lo tanto, aclaró que si la oración es dirigida al Padre, Cristo nos deja en la Eucaristía un memorial de salvación que se actualiza cada vez que participamos junto con el sacerdote en el momento que dice: “Hagan esto en memoria mía”. Es aquí donde se establece el eje vinculante de todo. Al decir, ‘Hagan esto en memoria mía’, significa que como sacerdote tengo la obligación de unir a los fieles con el Padre para su salvación… los sacerdotes participamos de un ministerio, pero el sacerdocio no es nuestro, es de Cristo, razón por la que los sacerdotes tenemos la única obligación la de servirle, rememorándolo sin dejar de lado la acción Cristocéntrica, que nos lleva a tributar un culto al Padre”.

Enfatizó que dado que la celebración “está dirigida completamente al Padre, no es para que la gente se sienta contenta, menos aún, y dicho con respeto, para que el sacerdote, que no deja de ser humano, se sienta estrella, porque no somos estrellas, no somos divos, no somos actores”.

El P. Ricardo Valenzuela dijo que “negándonos a nosotros mismos, podremos dar paso a un argumento presentado en la constitución litúrgica Sacrosanctum Concilium: en la acción litúrgica glorificamos a Dios, y a su vez, Él nos santifica. En virtud del Sacramento del Bautismo los fieles participan en esta dinámica y los sacerdotes, por nuestro sacerdocio ministerial, participamos peculiarmente para hacer la obra es Cristo con el Espíritu Santo al Padre”.

Por otro lado, lamentó que se piense que es a los fieles a quienes se dirige la celebración Eucarística, apreciación que podría incurrir en un grave error teológico, porque la Misa se dirige al Padre y no al pueblo, los congregados participan desde su sacerdocio bautismal, es como una invitación a seguir al sacerdote en la alabanza que hace al padre en el Cuerpo de Cristo; el sacerdote actúa en persona de Cristo. Dijo que es un error cuando escuchamos decir que la celebración tiene que agradar a la gente, que tenemos que hacer muchas cosas para que la gente no se aburra, y ahí es donde está el error.
Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.