Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



Personas sin escrúpulos utilizan el nombre de los Hogares Providencia para estafar.
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
La institución fue fundada hace 36 años por el P. Chinchachoma para atender a niños y jóvenes en situación de calle. 

Falsos sacerdotes y personas sin escrúpulos que se hacen pasar como voluntarios de los Hogares Providencia I.A.P. “Padre Chinchachoma”, se dedican a estafar a la gente pidiendo donativos para cubrir las necesidades de niños y jóvenes que son atendidos por esta institución, e incluso, ofrecen adopciones de forma ilegal. Así lo denunciaron al semanario Desde la fe Mario Banda Ruiz, director de Proyectos y Programas de Hogares Providencia, y Alba Garrido Licona, responsable del Departamento de Donativos.  
Señalaron que han recibido reiteradas llamadas por parte de sacerdotes o de personas que colaboran en las parroquias para preguntar cómo están los niños enfermos; esto se debe a que han sido engañados por supuestos voluntarios de dicha institución, quienes han pedido dinero a la comunidad durante las Misas con el argumento de que deben cubrir gastos de salud que requieren los menores.
Precisaron que un caso ocurrió en la Parroquia Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, a cargo del padre Maximiliano Gangi Dino, asesor espiritual de la institución. “Un día nos llamó el padre Max preocupado por los niños, ya que habían llegado unas personas, asegurando que eran colaboradores nuestros, a pedir permiso para solicitar la ayuda económica de los fieles porque se había quemado uno de los hogares”, manifestó Alba Garrido.
Agregó que en otra ocasión llegaron unas personas que fueron estafadas con 28 mil pesos por un falso sacerdote que se hace llamar Daniel Aguilar, quien opera por Iztapalapa y Cuautitlán; éste, a cambio de ese dinero, les ofreció darles en adopción a niños de Hogares Providencia. 
También hay gente que vende libros, biblias, galletas, empanadas y otros productos, supuestamente para recaudar fondos para los hogares.
Para poder cometer sus fechorías, estas personas se presentan con credenciales falsas, que elaboran con base en la información pública que aparece en el portal de internet de Hogares Providencia; se aprovechan del buen nombre que la institución ha logrado con mucho esfuerzo a lo largo de 36 años, en los que se ha dedicado con empeño a la atención de niños, adolescentes y jóvenes en situación de calle. 
“Nosotros no salimos a pedir a la calle, todos los donativos en especie y en efectivo deben hacerse directamente en la institución, porque una de nuestras políticas para que la gente nos siga ayudando es la transparencia; por cada peso recibido otorgamos un recibo deducible de impuestos”, señalaron los responsables de esta institución. 
Por tal motivo, exhortaron a las personas de buena voluntad que deseen apoyar esta obra fundada por el P. Alejandro García Durán, mejor conocido como “padre Chinchachoma”, a que no se dejen sorprender y se comuniquen de manera directa con la institución para cualquier donativo.
Asimismo, el director de Proyectos y Programas aclaró que Hogares Providencia no da niños en adopción, y que cualquier trámite en ese sentido, de acuerdo a la ley, debe realizarse a través del DIF del Distrito Federal.
Hogares Providencia
El padre Chinchachoma fundó Hogares Providencia con la finalidad de proteger, salvaguardar y promocionar los derechos de los niños, niñas y jóvenes que viven o han vivido en la calle, brindándoles todos los satisfactores para un desarrollo integral: alimentación, vestido, calzado, atención en la salud, educación, recreación y acceso a la cultura y los deportes. 
Son niños, adolescentes y jóvenes con dramáticas historias, como consecuencia de vivir en la calle: maltrato, abandono, abuso y explotación sexual, violencia, adicciones, explotación laboral y trata de personas; además de otras problemáticas a las que no se les da la debida importancia, como el hecho de que no tienen acceso a la educación, a la alimentación, a tener un techo o a contar con acta de nacimiento, derechos fundamentales que en teoría deberían tener todos los niño.
La institución trabaja bajo los principios y métodos heredados por el padre Chinchachoma, quien falleció en 1999, mismos que consisten en brindar a los niños todo lo necesario para su desarrollo integral, pero anteponiendo el amor y los valores cristianos. Actualmente, en el Distrito Federal la institución cuenta con cinco hogares, en los que, de acuerdo con el sexo y la edad, conviven niños, niñas y jóvenes desde los seis meses de nacidos hasta los 20 años.
Son más de ocho mil hijos e hijas del padre Chinchachoma los que a lo largo de 36 años han pasado por los Hogares Providencia. La extensa familia “García Durán”, cuenta ahora con hijos que tienen licenciaturas en diferentes campos, sacerdotes, carpinteros, electricistas, etcétera, quienes no se olvidan del hogar donde encontraron una familia que les cambio la vida. “Todos saben que esta es su casa, muchos regresan porque aquí están sus documentos, otros porque quieren ser voluntarios, o para presentarnos a sus hijos; e incluso en algunos casos los novios de las muchachas vienen a pedirnos su mano”, comentó Alba Garrido.




Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.