Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



Decidí aceptar el llamado de Dios en una Visita Pastoral
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Víctor Hugo Cadena tiene 21 años de edad, es originario de del pueblo de Tláhuac, y estudia el curso introductorio en el Seminario Conciliar de México. En este número comparte cómo recibió el misterioso llamado de Dios.

Mi llamado fue bastante largo. Desde que tenía cinco años recuerdo que iba a Misa con mi familia a la Parroquia San Pedro Apóstol de Tláhuac, y como mi mamá estaba en un grupo parroquial crecí muy unido al amor de Dios.
Cuando llegó el momento de hacer de mi Primera Comunión, comencé a prepararme, el día más bonito y más feliz de mi vida fue cuando recibí el Cuerpo y la Sangre del Señor, y si Dios quiere, sólo podrá ser sustituido por el día de mi ordenación sacerdotal. Después por invitación del párroco entré al grupo de monaguillos y estuve trabajando en el servicio al altar.
Fue en el 2014 cuando empezó mi discernimiento interno; me integré más de lleno en las tareas de la parroquia, estuve trabajando con los jóvenes, los monaguillos; fueron pasando varios eventos importantes, llegó el jubileo parroquial y ahí, ante el Santísimo, le pedí al Señor: “enséñame el camino”. 
Pero mi vocación se definió el 9 de abril del año pasado cuando el cardenal Norberto Rivera Carrera realizó la Visita Pastoral al primer decanato de la VIII Vicaría, que tuvo como sede mi Parroquia San Pedro Apóstol. 
El párroco Juan García Estrada me invitó a integrarme al grupo de recepción y a ayudar en la Misa. Para mí ver al Sr. Cardenal, al obispo don Andrés Vargas y a los padres del decanato, fue una experiencia maravillosa, ver la unidad de los presbíteros con su pastor me llenó de un sentimiento de decir ‘yo quiero ser como ellos’; en ese momento decidí que sí quería entrar al seminario.
Cuando los jóvenes del decanato estábamos reunidos con el Cardenal, yo le pedí rueguen por nosotros los jóvenes, recen por nosotros porque estamos en crisis, vemos a muchos que están en las drogas, en la perdición, que no se acercan a Dios. Él contestó que sí, pero también nos preguntó si alguno quería entrar al seminario. 
Fue en el mes de mayo que le platiqué a mi párroco sobre mi intención de entrar al seminario, y me apoyó, después le dije a mis papás, ellos siempre supieron que eso iba a suceder, sólo esperaban el momento en que me decidiera, y aunque siempre duele desprenderse de un hijo, han estado conmigo en todo momento.
Después, al entrar en contacto con los padres de Promoción Vocacional, fui descubriendo cada vez más mi llamado; en agosto entré al seminario, me costó un poco dejar a mi familia y a mi parroquia, pero estoy muy motivado, muy alegre, me gusta mucho estar aquí.
Si sientes el llamado de Dios puedes informarte en la página web del Seminario Conciliar de México: www.conciliar.mx, en el Facebook: Seminario Conciliar de México o al teléfono: 5573-2222 ext.3

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.