Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



25 años atendiendo a niños con cáncer
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
• Las Misioneras Sociales Franciscanas de Guadalupe son la mano amiga que acompaña a los pequeños en el difícil proceso de vencer el cáncer.

Karen tiene apenas 3 añitos, pero a su corta edad ya es una guerrera que lucha contra la leucemia linfoblástica aguda, enfermedad que le fue diagnosticada hace un año. Después de 12 largos meses de tratamiento, la pequeña está librando la batalla; se le ve corriendo y haciendo travesuras por los pasillos de la Casa de la Amistad para Niños con Cáncer.
La pequeña Karen convive en este albergue con otros 49 niños; todos son de escasos recursos económicos y provienen del interior del país.
Cuando los padres de Karen recibieron la noticia de la enfermedad se su hija, el panorama era desolador porque no contaban con el dinero suficiente para afrontar el largo y difícil tratamiento.
“Gracias a Dios, al llegar a la capital, en el hospital nos hablaron de la Casa de la Amistad, que ha sido nuestra ‘casa’ durante todo este año de tratamiento”, relata la madre de la pequeña. 
En este lugar, los pequeños cuentan con una habitación independiente, alimentos, área para el aseo de su ropa, transporte para acudir puntualmente a las citas médicas, estudios, quimioterapias, así como medicamentos en caso de que el hospital no se los proporcione, además de apoyo psicológico, educativo y espiritual.
“Nuestra mayor preocupación es que la familia no se vea obligada a abandonar el tratamiento de sus hijos por falta de recursos económicos”, explica el director de la Casa de la Amistad, Baltazar Madrid, al recordar que el cáncer infantil es la principal causa de muerte por enfermedad entre mexicanos de entre 5 y 14 años de edad, pero que puede ser curable hasta en el 70 por ciento de los casos con un tratamiento integral.
Sin embargo, muchas familias que son sorprendidas por el cáncer infantil viven en zonas alejadas del país y no cuentan con los recursos para trasladarse a la capital, tampoco para sobrevivir mientras el niño está hospitalizado, y menos cuando tienen que continuar con el tratamiento de forma externa, por lo que se ven desesperanzados y angustiados.
Esta situación fue lo que hace 25 años inspiró al matrimonio formado por Felipe y Amalia García Moreno para fundar la Casa de la Amistad para Niños con Cáncer. Con el apoyo de los voluntarios y benefactores, esta obra ha ido creciendo y ya son más de siete mil 800 niños de bajos recursos económicos los beneficiados en sus tratamientos oncológicos, de los cuales más de dos mil 600 se encuentran en etapa de vigilancia médica.
Además del albergue en la Ciudad de México, la institución cuenta con 17 bancos de medicamentos en el Distrito federal, Chiapas y Oaxaca para apoyar a los niños con tratamientos oncológicos, cuando éstos no les son otorgados por el hospital; también apoya la capacitación de personal médico y estudios para la prevención y tratamiento oportuno del cáncer infantil.

Las religiosas
Desde hace 25 años que nació la Casa de la Amistad, la obra ha estado apoyada por las Misioneras Sociales Franciscanas de Guadalupe, congregación fundada en 1946 en la Ciudad de México por la madre Luisa Coppola Ortega y fray Domingo Díaz y Díaz.
“Las religiosas son fundamentales pues sin su apoyo no podríamos operar una institución como esta las 24 horas del día, los 365 días año. Su espíritu, su mística y compromiso hacen que su contribución sea valiosísima”, destacó el director de la institución.
Las religiosas reciben a los niños (junto con un familiar) cuando llegan al albergue, les asignan una habitación, les proporcionan ropa, artículos de limpieza personal y les enseñan la dinámica para el funcionamiento de la casa, y lo más importante, se preocupan porque el niño tenga asegurado su tratamiento.
“Estamos aquí siempre para lo que se les ofrezca, les damos atención espiritual, acompañamiento, escuchamos a las mamitas que necesitan consuelo por la situación que están pasando; todos los jueves hay Misa en la capilla. Cuando un niño con cáncer avanzado se agrava, llamamos al sacerdote para que le imponga los Santos Oleos y preparamos a los pequeños para que reciban los sacramentos cuando los solicitan”, señaló la hermana Marcela Cortés.

Apoya esta labor
Puedes sumarte a esta obra convirtiéndote en el Ángel Guardián de un niño con cáncer, haciendo un donativo mensual con tarjeta de crédito para asegurar su tratamiento, con donativos o transferencias bancarias, comprando o aportando diferentes productos para las “tiendas de segunda mano”, y haciendo regalos con causa que son artículos donados por marcas reconocidas que puedes adquirir por catálogo.

Informes en: www.casadelaamistad.org.mx
Teléfono:3000-6900.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.