Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



Religiosas llevan misericordia de Dios a necesitados
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
• El Hospitalito y Asilo Nuestra Señora de Guadalupe es la obra que abrió el camino para la fundación de la congregación que nació en esta Arquidiócesis hace cien años.
 

Cuando la madre Inés María Solórzano fundó la Congregación de las Hijas de la Caridad y María Inmaculada, soñaba con un grupo de vírgenes consagradas dedicadas completamente a realizar obras de misericordia para los más necesitados: personas abandonadas, niños huérfanos y enfermos.
Este 2015 las religiosas celebrarán 135 años cumpliendo el sueño de su fundadora de hacer presente el amor de Dios en hospitales, asilos, escuelas, casas hogar y en la evangelización.
Aunque la acción socio-caritativa comenzó desde 1881, el difícil y largo camino de la madre Inés María para fundar en la Ciudad de México las Hijas de la Caridad de María Inmaculada tuvo sus frutos en 1915 cuando finalmente se creó la congregación en la Arquidiócesis de México bajo el lema “Todo a Jesús por María”.
La misión de las Hijas de la Caridad y María Inmaculada consiste en vivir de una manera intensa –en la Iglesia y para el mundo– la caridad del Sagrado Corazón de Jesús y el amor maternal de María, al servicio de los más pobres y necesitados, labor que realizan entregadas al Padre, sostenidas por Cristo y animadas por el Espíritu Santo.
Las religiosas ponen en práctica su apostolado en el campo de la educación para formar cristianos auténticos, en el servicio a los ancianos para humanizarlos y convertirlos en vehículos de la ternura de Cristo, así como en hospitales y asilos para prolongar el ministerio de misericordia de Cristo.
La obra de la madre Inés María se ha extendido a varios estados de la república mexicana, y en el extranjero a España e Italia, y en algunos países de África.
En la Arquidiócesis de México atienden un albergue para hijos de madres solteras en la colonia San Miguel Chapultepec; el Hospitalito y Asilo Nuestra Señora de Guadalupe, en Tacubaya, y son responsables de la Escuela de Enfermeras de la Basílica de Guadalupe.

“El Hospitalito”
La obra de la madre Inés María precede a la congregación, pues comenzó con un albergue que fundó junto con su hermana Socorro en 1881, donde acogían enfermos, indigentes, personas abandonadas, huérfanos y ancianos, a quienes les ofrecían alimentación y cuidados con mucho cariño y esmero, pero con el tiempo detectaron la necesidad de ofrecerles también atención médica, y es así como surgió el Hospitalito y Asilo Nuestra Señora de Guadalupe, que actualmente ofrece servicios médicos asistenciales en la zona de Tacubaya y sus alrededores.
La finalidad es proporcionar atención médica de calidad a personas de escasos recursos económicos, ofreciendo consultas de medicina general y especialidades, equipo de laboratorio y rayos ‘x’, ultrasonido, quirófano y área de hospitalización.
“Tratamos de ofrecer un servicio de calidad con una baja cuota de recuperación para aportar a los gastos operativos y de mantenimiento que superan los cien mil pesos mensuales”, explicó la hermana Guadalupe Limas, directora del Hospitalito.
Pero además del área de servicios médicos, se mantiene la obra iniciada hace casi 135 años por la madre Inés María, que es el asilo que alberga a 15 ancianitas que se encuentran en abandono y de bajos recursos, así  como 30 hermanas mayores de la congregación.
“Les brindamos cuidados personalizados a cada una de ellas, desde el aseo personal, de camas y cuartos, alimentación, atención médica, estancia y medicamentos, logrando para ellas una mejor calidad de vida”, señaló la hermana Guadalupe.
Indicó que una de las necesidades es la ampliación y adecuación de las instalaciones del asilo, pero no cuentan con los fondos necesarios para llevar a cabo la obra. “Sobrevivimos gracias a la Divina Providencia, hasta las hermanas mayores contribuyen con la pensión alimentaria que les da el gobierno”, dijo la religiosa.
Además de donativos en efectivo, las Hijas de la Caridad y María Inmaculada requieren la ayuda de personas de buena voluntad que las apoyen con pañales, artículos de aseo personal y material de limpieza, principalmente.
El próximo sábado 2 de mayo la Congregación de las Hijas de la Caridad y María Inmaculada celebrarán 135 años de la fundación del Hospitalito y Asilo Nuestra Señora de Guadalupe con una Misa que oficiará fray David Díaz Corrales, Vicario Episcopal de la Vida Consagrada del Arzobispado de México.
Informes al teléfono: 5515-5680, con la hermana Guadalupe Limas Rico.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.