Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



Los 500 años de Santa Teresa de Ávila
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Esta religiosa española fue la primera Doctora de la Iglesia elevada a dicho rango por Pablo VI, porque además de haber sido una notable reformadora de las reglas de los Carmelitas Descalzos, fue escritora y poeta.
Este 28 de marzo se cumplen los 500 años de su nacimiento, por lo que se han preparado festejos en todo el mundo. En México, por ejemplo, se han organizado conferencias y exposiciones sobre la vida y obra de la santa.
La obra de Teresa de Ávila involucra a México, ya que en 1582, Felipe II concedió su permiso para que integrantes de esta Orden ingresaran al Nuevo Mundo, para ayudar en la tarea evangelizadora.
El hermano de Teresa de Ávila, Pedro Alonso Sánchez de Cepeda y Ahumada, vivió en Nicaragua y Perú, y trajo consigo una imagen de la Inmaculada Concepción, y en 1561 le envió recursos económicos a España para las fundaciones de Santa Teresa.
Ella quiso ser misionera en países musulmanes y también pensó en vivir como ermitaña, pero ingresó al convento de la Encarnación en noviembre de 1533, y profesó un año más tarde.
En 1558 comenzó a tener revelaciones en estados místicos profundos y decidió hacer reformas trascendentes a la vida monástica, porque había grandes distractores en la vida religiosa de clausura, y muchas monjas carecían de vocación, y es que las normas conventuales se habían relajado desde 1432, por decreto de Eugenio IV.
Su reforma abarca tres puntos: pobreza, soledad y silencio, lo que facilitaba una vida de oración. Ella tenía especial devoción por San José, protector de la Iglesia.
El primer convento reformado fue dedicado a San José. El 24 de agosto de 1562, ella recibió de Roma la Bula de Pío IV, que aprobaba su obra. Tomó el hábito Carmelita con cuatro novicias de la nueva Orden reformada y todas vivieron con gran austeridad.
El superior general del Carmelo, el padre Rossi, en 1567 visitó el convento de San José y dio permiso a Teresa para fundar otros monasterios de mujeres y dos de hombres, así que emprendió el viaje para Medina del Campo, luego a Madrid y en Alcalá de Henares arregló el convento de descalzas fundado por su amiga María de Jesús. Luego fue a Malagón y a Toledo donde llegó enferma. 
Ella escribió más de 400 cartas y en 1573, por orden del jesuita Ripalda, su director espiritual, redactó el libro de sus fundaciones, pero además escribió poesía, con leguaje sencillo y gran fuerza.
Algunas de sus obras místicas son: Camino de perfección (1562–1564); Conceptos del amor de Dios y El castillo interior (o Las moradas). Además, Vida de Teresa de Jesús (1562–1565) escrita por ella misma y cuyos originales se encuentran en El Escorial; Libro de las relaciones; Libro de las fundaciones (1573–1582); Libro de las constituciones (1563); Avisos de Santa Teresa; Modo de visitar los conventos de religiosas; Exclamaciones del alma a su Dios; Meditaciones sobre los cantares; Visita de descalzas; Avisos; Ordenanzas de una cofradía; Apuntaciones; Desafío espiritual y Vejamen.
Su obra se ha traducido a varios idiomas y Santa Teresa de Jesús figura en el Catálogo de autoridades de la lengua publicado por la Real Academia Española.
Santa Teresa de Ávila influyó en la vida de san Juan de la Cruz, poeta místico, quien simpatizo con la reforma conventual de Santa Teresa, por lo que también abrazó la rama masculina.
Desde 1952, san Juan de la Cruz fue declarado como patrono de los poetas de la lengua castellana, y su obra es tan trascendente, que el Papa Juan Pablo II hizo su tesis precisamente sobre la obra de este místico español. El valor de su obra recae tanto en el contenido teológico como por su excelencia literaria.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.