Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Vida Arquidiocesana



Autoridades reconocen el trabajo de la Pastoral Penitenciaria
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
Autoridades reconocen el trabajo de la Pastoral Penitenciaria

El obispo auxiliar Armando Colín consideró que “se está poniendo gran empeño en que estos centros cumplan con su función de ser espacios de rehabilitación social.”

Carlos Villa Roiz
“El trabajo de la Iglesia Católica en los reclusorios de la Ciudad de México forma parte de los ejes fundamentales para la atención de la población recluida y de sus familiares”, reconoció Hazael Ruiz, subsecretario del Sistema Penitenciario capitalino.
El funcionario explicó que la Pastoral Penitenciaria de la Arquidiócesis de México tiene presencia diaria en todos los centros de reclusión, y resaltó la utilidad de sus actividades, que van desde la organización de talleres y la atención personal de los internos hasta las actividades religiosas y la impartición de los Sacramentos.
Con motivo de la Navidad, el cardenal Norberto Rivera Carrera, algunos de sus obispos auxiliares y sacerdotes, celebraron Misas en los diez centros de reclusión de la ciudad de México, donde existe una población de 39 mil 306 internos, de los cuales 37 mil 324 son hombres y mil 982 mujeres.
En cuanto a las edades, el mayor número se inscribe entre los 18 y 31 años, con 20 mil 158 personas; le sigue el grupo que va de los 31 a los 50 años, con 16 mil 595, y entre los 51 y los 60 años son 2 mil 174 internos.
Del total de personas, el 55 por ciento está recluido por robo, el 11 por ciento por homicidio, el 7 por ciento por secuestro y el 8 por ciento por delitos sexuales. 
“Creo que los internos se pueden rehabilitar e integrar a la sociedad. Hay casos más difíciles, pero sí es posible. Creo que todos merecen una segunda oportunidad”, dijo Hazael Ruiz.
Durante su visita al Reclusorio Norte, el pasado lunes 22 de diciembre, el cardenal Rivera Carrera dijo que para muchos la Navidad puede resultar algo triste al estar separados de sus familias y sin libertad, pero recordó que Jesús también estuvo preso y fue perseguido. 
“Jesús tuvo la tentación de sentirse abandonado en la cruz, pero este sentimiento lo superó con una plegaria: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, dijo.
Luego invitó a los internos a confiar en Jesús y encomendarle su camino de salvación. Los conminó a rezar: “Te encomiendo mi vida, condúceme por caminos de paz, justicia y salvación; Tú conoces mis limitaciones y pecados. Él cambiará nuestra historia”, dijo.
También comentó que en México hay una gran devoción hacia la Divina Providencia, cuya bondad rebaza nuestras capacidades, de la misma forma que hacia la Virgen de Guadalupe, nuestra madre amorosa.
La Santa Misa fue concelebrada por Mons. Armando Colín, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de México; por el P. Francisco Javier Guzmán, titular de la Pastoral Penitenciaria, y por otros sacerdotes.
Por su parte, el obispo auxiliar Armando Colín, entrevistado por Desde la fe consideró que “se está poniendo gran empeño en que estos centros cumplan con su función de ser centros de rehabilitación social.”
 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.