Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Nuestro Pastor



Pasionistas en México celebran 150 años de la canonización de san Pablo de la Cruz
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
El próximo 29 de junio se cumplirán 150 años de que el Papa Pío IX llevó a cabo la canonización de san Pablo de la Cruz, quien, al ordenarse sacerdote, se retiró a la soledad y, guiado por divinas inspiraciones, fundó la Congregación de la Pasión de Jesucristo, mejor conocida como Los Pasionistas, cuya principal encomienda hasta nuestros días es hacer memoria de la Pasión y Muerte de Cristo, por medio de la contemplación y la predicación. Sobre lo que significa la canonización del fundador de esta congregación, habla para Desde la fe el P. Jesús Ubierna Alonso, encargado de la Parroquia de la Pasión, perteneciente al Primer Decanato de la I Vicaría Episcopal de la Arquidiócesis de México.

El P. Jesús Ubierna refiere que los primeros pasionistas llegaron a México desde Roma en 1865, a petición del entonces Obispo de Chiapas, quien, al percatarse de la necesidad de misioneros en la región, hizo la solicitud a los superiores de la congregación. Señala que entonces llegaron algunos a la entidad, quienes, dos años más tarde, a la muerte del Obispo, se fueron; “año y medio después arribaron otros directamente de Estados Unidos, y desde entonces hemos permanecido aquí; primero en Tepozotlán, posteriormente en la Ciudad de México, donde se instaló la primera casa en Tacuba, así como otra en Parque Lira, misma que fue expropiada durante la persecución religiosa; se construyó también una casa más en Escandón, y hay otra en Toluca”.

Señala que hace dos años la congregación celebró el 150 aniversario de la presencia de los Pasionistas en México, y ahora ya ha comenzado a celebrar que se cumplirán 150 de la canonización de su fundador. “La canonización de san Pablo de la Cruz ha significado para la congregación una especie de convalidación, la afirmación de que nuestra labor se desprende de algo auténtico; si un hombre es proclamado santo, quiere decir que previamente se tuvo que examinar lo que ha dicho y lo que ha hecho, su obra y sus palabras; de manera que su elevación a los altares supone una reasignación de lo importante que es nuestro carisma y nuestro trabajo. Ese es el gran motivo de nuestra celebración”.  

Comenta que, desde la casa general de la congregación, en Roma, se ha animado a todos los Pasionistas a tener en cuenta este aniversario. “Nosotros, por nuestra parte, hemos comenzado ya la celebración; incluso, yo solicité al Card. Norberto Rivera que nos permitiera hacer un Año Santo a nivel parroquia, y nos lo concedió; de manera que, como el aniversario luctuoso de nuestro fundador es el 18 de octubre, todos los días 18 del año celebramos un culto especial por la indulgencia concedida, y estamos aprovechando para celebrar los viernes dos Misas dedicadas a la Pasión, en las que se recuerdan momentos como la flagelación, la coronación de espinas y varios más”.
El sacerdote, originario de España y naturalizado mexicano, explica que los Pasionistas, desde su llegada al país, se han enfocado principalmente en las misiones populares, trabajando desde antaño por parejas de misioneros en regiones de escasos recursos. “Es de esta manera que hemos tenido presencia en todo México; en muchos lugares que visitamos, aún vemos cruces en recuerdo de la Santa Misión, que fueron colocadas hace 40 o 50 años. Otra de nuestras prioridades es la labor social, que desempeñamos principalmente a través de la asociación internacional Amistad, Desarrollo y Cooperación (ADICO), que en nuestro país está constituida como asociación civil, y que nos permite contar, entre otras cosas, con un dispensario para personas necesitadas. Cabe decir que nuestros seminaristas, ahora que han terminado sus estudios de Filosofía, han ocupado su periodo vacacional para apoyar una casa de acogida de migrantes ubicada por Tula, administrada por sacerdotes jesuitas. Las personas necesitadas han sido nuestra prioridad”.

Finalmente, el P. Jesús Ubierna Alonso, como mensaje a la comunidad católica de nuestro país, desea expresar el pensamiento de san Pablo de la Cruz, resumido en tres ideas que él frecuentemente utilizaba: “La Pasión de Jesucristo es la obra más grande y admirable del divino Amor”, “La Pasión de Jesucristo esté siempre grabada en nuestros corazones”, y “La Pasión de Jesucristo es el remedio más eficaz contra el pecado y sus males”.
Escrito y/o Publicado por:

SIAME
Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México
http://www.siame.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.