Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Nuestro Pastor



Jóvenes, orgullosos de ser católicos
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

III Visita Pastoral / III Vicaría, 7mo. Decanato

 

Jóvenes, orgullosos de ser católicos

 

·         No involucrarse en el mundo de las drogas y declararse orgullosamente católicos, son algunas de ellas.

 

Zoila Bustillo

Promover y llevar a la práctica el amor, la armonía, la paz y el respeto, así como ser congruentes con su fe cristiana en su conducta, servicio y participación social, son algunos de los ofrecimientos que los jóvenes del séptimo decanato de la III Vicaría Episcopal ofrecen por su Iglesia.

            A este “ramillete de buenas acciones” se suma el hecho de no involucrarse en el mundo de las drogas; poner atención y cantar con entusiasmo en la Santa Misa; rezar, obedecer, sembrar la semilla para que todos conozcan el rostro de Cristo vivo, pero sobre todo, decir con orgullo “soy católico”.

Lo anterior, fue expuesto al Arzobispo de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, en el marco de su III Vista Pastoral, cuando el pasado 22 de marzo visitó la sede ese decanato ubicado en la delegación Gustavo A. Madero, en el extremo norte del Distrito Federal, donde  viven cerca de 81 mil personas, más del 80 por ciento católicas.

La comunidad de las nueve parroquias, una rectoría y una capilla que componen el 7mo. Decanato de la III Vicaría “San Felipe de Jesús”, se congregaron en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Fátima para darle la bienvenida a su Pastor.

El Card. Rivera Carrera pidió a los jóvenes acercarse a él y los invitó a responder “sinceramente” dos preguntas: “¿Qué le piden a su Iglesia? y ¿Qué le ofrecen a su Iglesia?”.

Con micrófono en mano, el Sr. Arzobispo fue animando a los jóvenes a manifestarse. “Yo le pido a la Iglesia amor para los jóvenes, los pobres, los enfermos y que los sacerdotes sean más cercanos”, expresó Ricardo. Le siguió Citlalli: “Necesitamos apoyo y reconocimiento de los sacerdotes, confianza en nuestro carismas y en las habilidades que hemos adquirido, porque ser jóvenes no significa que no tengamos un compromiso”.

Rodolfo, por su parte, expresó que “la Iglesia nos ofrece mucho más de lo que le podemos pedir: a Dios, su amor, su orientación; la Iglesia nos ofrece trabajar en conjunto, ponernos de acuerdo con los sacerdotes para hacer algo grande, sí se puede”.

Ante estas manifestaciones, el Sr. Cardenal recordó a los jóvenes que lo más importante que la Iglesia les puede mostrar –y que ellos siempre deben exigir– es a Jesucristo vivo, para que se encuentren con Él, “porque entonces ustedes van a encontrar el verdadero sentido de sus vidas”.

Frente a la segunda interrogante: “¿Qué le ofrecen a la Iglesia?”, los jóvenes se comprometieron a poner sus dones al servicio de la comunidad, trabajar al cien por ciento, compartir amor para vivir en paz con Dios, hablar con su conducta y forma de ser, dar a conocer a Jesucristo vivo, cantar con entusiasmo los Salmos, hacer oración, formarse para crecer en la fe, entre otras cosas.

El Card. Rivera Carrera agradeció los ofrecimientos y pidió a los jóvenes trabajar unidos, dando muestras de amor, y alegres para mostrar el rostro nuevo de Cristo y de su Iglesia. “Una Iglesia joven, bonita, alegre, que sabe amar a los pobres. La Iglesia los necesita en este momento, ustedes son importantes ahora”, reiteró.

 

Tres tareas

Al dirigirse a toda la comunidad, el Sr. Arzobispo pidió apoyar el trabajo de la Pastoral Vocacional “porque hay padres que se están haciendo viejitos y necesitan pensar en quién va a venir  a aquí”, y también a integrar a las nuevas generaciones porque si no “la Iglesia no tiene futuro”.

Además, insistió en que la tarea de la Iglesia se basa en tres aspectos principales: qué la comunidad se encuentre con Cristo vivo, anunciar continuamente la Buena Nueva y dar dignos concretos del amos de Dios.

“Una comunidad no hace su tarea si sólo celebra los Sacramentos, tiene organizado el Catecismo o la formación de laicos, también debe organizarse para la caridad, para que los más pobres no sólo oigan palabras bonitas, pues la gente necesita ver signos del amor de Dios, por eso en las parroquias no puede faltar este elemento”.

Al concluir, el obispo auxiliar de la III Vicaría, Mons. Adolfo Miguel Castaño, agradeció la presencia y las palabras del Sr. Cardenal, “que nos alientan y nos animan”.

 

 

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.