Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Nuestro Pastor



“¡Quiero ser sacerdote!”: Adrián, Sergio, José Manuel…
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

III Visita Pastoral / VI Vicaría. 4to. Decanato

 

“¡Quiero ser sacerdote!”: Adrián, Sergio, José Manuel…

 

·         Inteligencia y sensibilidad en las interrogantes dirigidas al Sr. Arzobispo.

 

Francisco Luna Macías

La juventud del 4to. Decanato de la VI Vicaría Episcopal tuvo la oportunidad de subir al altar, colocado al aire libre, de la Parroquia San Jerónimo Lídice para plantear preguntas llenas de sentido al Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera, quien se tomó el tiempo de responder a esas inquietudes que le plantearon los niños, adolescentes y jóvenes, en el encuentro que sostuvieron el pasado 14 de marzo.

Le plantearon cuestiones que tienen que ver con su futuro, y sobre cómo es la vida sacerdotal y religiosa. El Sr. Arzobispo de México les repitió aquella pregunta que en su infancia escuchó en su natal Durango: “¿Quién quiere ser sacerdote?” Varios adolescentes y jóvenes, sin dudarlo un instante, levantaron la mano porque hay un anhelo, una inquietud profunda de invertir sus vidas en el servicio de Dios.

Varios jóvenes de las diferentes parroquias de este decanato tomaron la palabra para expresarle lo que les gusta de la Iglesia, como: “esa apertura que aquí vivimos”; “las alabanzas, y los coros”; “que el sacerdote nos apoya”, dijo alguien más. También, algunos se ofrecieron voluntariamente para acudir a evangelizar a lugares que son de difícil acceso, como la joven Silvia de la Parroquia San Bernabé, quien manifestó: “tenemos ganas de salir al encuentro de otros jóvenes”.

El Sr. Cardenal respondió: “Me alienta saber que hay tantas cosas que les gustan de la Iglesia y que sienten que hay apoyo de sus presbíteros, del Sr. Obispo Auxiliar Crispín Ojeda y de un servidor”. Recordó aquel tiempo cuando fue Obispo de Tehuacán, cuando inició la Pastoral Juvenil en esa localidad y fue pionero en la promoción de la Misa para jóvenes, donde les permitió que interpretaran alabanzas con instrumentos modernos. Dijo que el tiempo le dio la razón, ya que, ahora esto es algo muy común.

El joven Alan le preguntó cuál fue el momento en que dijo: “el servicio en la Iglesia es para mí”. El Sr. Cardenal respondió que fue desde pequeño, cuando él y sus compañeritos se acercaban al cura: “A mí, me llamaba la atención que él viajaba a caballo a servir a la gente; ahí comencé a darme cuenta que tendría sentido si entregaba mi vida para servir a los demás”.

Continuó compartiendo de su vida a la juventud: “Más adelante, otro cura llegó a mi pueblo con nuevas ideas, y nos dio oportunidad para continuar estudiando; después del Servicio Militar entré al Seminario, y me respondí de modo consciente: ‘yo quiero ser sacerdote’, y me mandaron al mejor lugar del mundo”.

Describió que un tiempo consideró ser medico para servir a la gente, pero “al ser sacerdote, puedo ayudar más plenamente. También hubo un tiempo en que quise otras cosas, pero el Señor me llamaba”. Preguntó a la juvenil concurrencia: “¿quién quiere ser sacerdote?” Levantaron la mano Adrián, de la Parroquia Divina Gracia, y Sergio, de la del Oratorio; también José Manuel, de la María Magdalena, entre varios que dijeron al unísono: “¡Yo quiero ser sacerdote!”

Tales gestos juveniles conmovieron al Sr. Cardenal, quien puso de relieve su especial interés en el bienestar de la juventud y de las vocaciones en esta Arquidiócesis, y la manera en que el trabajo con los jóvenes ha definido el rumbo de su ministerio. “Me marcó mucho el trabajo en las Jornadas de Vida Cristiana, donde pude percibir que lo que hacía el Señor iba más allá de lo que se estaba haciendo ahí. Cuando los jóvenes encontraban a Cristo, sus vidas tomaban un rumbo distinto”.

La joven Inés, también de San Bernabé, le preguntó: “¿Qué le diría a los jóvenes que no tienen fe o la pierden?” Respondió: “En mi trabajo en la pastoral juvenil, me he encontrado con jóvenes que no creen, y aun llegan a ser agresivos con Cristo y la Iglesia. Si un joven es así, es porque trae una inquietud. Ellos traen dentro de sí un juego y no pueden con él. Yo les diría: ‘sigue buscando, no te canses de buscar’”.

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.