Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Nuestro Pastor



¡Se abre la Puerta Santa!
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

Por fin llegó el día esperado. La Catedral Metropolitana celebra 200 años de haber terminado de construirse. Desde temprano, muchas personas ya hablaban de este acontecimiento que conocieron a través de los medios de comunicación.

 

La soleada mañana fue la ocasión para que se congregaran miles de personas que esperaban con gran expectación la apertura de la “Puerta Santa”. Minutos antes de empezar el acontecimiento, las campanas llamaron a la Santa Misa.

Muchos invitados especiales llegaron por el atrio principal. Arribaron funcionarios del gobierno federal y local. Hicieron su aparición una docena de embajadores, así como alrededor de 40 obispos. No podía faltar el presbiterio de la Arquidiócesis de México y el Seminario Conciliar.

Llegó el pueblo de Dios con la expectativa de ver el momento de la apertura de la “Puerta Santa” y poder pasar para ganar la indulgencia decretada por el Sr. Arzobispo de México, cardenal Norberto Rivera Carrera. Muchos, precavidos, se llevaron sus sombrillas para cubrirse del ardiente sol del mediodía.

 

Verdaderamente majestuosa

Se cumplieron 200 años desde que el genial arquitecto valenciano Manuel Tolsá dio los últimos toques a la construcción. La Catedral Metropolitana lucía verdaderamente majestuosa, sus columnas revestidas con los pendones de terciopelo utilizados en la coronación del emperador Iturbide. El aroma de las flores impregnaba el interior del templo. Se encendieron los candiles para la ocasión.

Un nuevo toque de campanas para llamar a Misa. Los invitados comenzaron a ocupar los lugares designados. Al exterior, la gente mostraba ansiedad por pasar al templo.

 

Apertura de la “Puerta Santa”

Hizo su aparición el Sr. cardenal Norberto Rivera Carrera. Se aproximó a la “Puerta Santa”. Elevó una plegaria. Con su báculo tocó unas cuantas veces y se abrió el enorme portal. Atronador aplauso de cientos de fieles que aguardaban tan significativo momento. “Ya se abrió”, explicaban emocionados quienes saben que sólo se abre cada 25 años o en ocasiones muy especiales.

Al interior del templo, los presentes esperaban la llegada al Altar Mayor de una enorme procesión a la que se unieron obispos procedentes de otras partes del país, así como de América.

Faltaría espacio en estas páginas para llenarlo con los nombres de incontables invitados que honraron a la Catedral Metropolitana con su presencia.

Comenzó la ceremonia: “En estos momento se leerá el decreto por el cual se conceden indulgencias con motivo del bicentenario de la terminación de los trabajos de construcción de esta Iglesia Catedral Metropolitana de México, y prosiguió la lectura: “Norberto Cardenal Rivera Carrera, por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica, Arzobispo Primado de México promulga el decreto por el cual se conceden indulgencias con motivo del bicentenario de la terminación de la Iglesia Catedral Metropolitana Primada de México, la Santa Iglesia Catedral es el signo externo más importante de una iglesia particular…”

“Me ha parecido conceder, a partir de hoy 15 de agosto, fiesta patronal y solemnidad de la Asunción de María hasta la solemnidad de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre de ese año 2013 Indulgencia Plenaria, durante este tiempo a quienes devotamente visiten la Iglesia Metropolitana de México y cumplan las normas que la Iglesia nos pide para alcanzar esta gracia…”

 

Gracias a la Virgen

El Sr. Arzobispo elevó su plegaria a Santa María, a quien está dedicada esta Catedral Metropolitana, “Hoy, en esta solemnidad de tu Asunción a los Cielos, queremos dar gracias a Dios por los 200 años de la terminación de la construcción de nuestra Catedral Metropolitana, esta edificación que se eleva desafiante y hermosa, que es testimonio vivo de la fe de la Iglesia que te ama, de tu pueblo…”

Posteriormente se leyó la carta de S.S. Francisco con motivo de este bicentenario, y prosiguió la Santa Misa. Todos los presentes guardaron absoluta reverencia a cada momento. Los cánticos en latín eran acompañados por los acordes del órgano monumental. Con el mismo orden, procedieron a participar de la Sagrada Eucaristía.

Poco a poco, el público que llenó a su máxima capacidad el sagrado recinto pasó, a retirarse. Así concluyó esta emotiva ceremonia que da comienzo a una serie de actividades para celebrar los 200 años de la Catedral Metropolitana, y que concluirán hasta el próximo mes de noviembre.

Consulte el programa del bicentenario que incluye representaciones escénicas, conciertos de música, la serie de concursos “Mi Catedral”, el paseo ciclista “Tolsá”, la presentación de un libro conmemorativo, exposiciones, conferencias y mucho más.

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.