Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Nuestro Pastor



Iglesia, clave en el éxito de la despistolización voluntaria
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
En entrevista exclusiva para Desde la fe, la secretaria de Desarrollo Social del DF, Rosa Icela Rodríguez, comparte algunas anécdotas en torno al programa.

El pasado domingo concluyó la primera etapa del programa “Por tu familia, desarme voluntario”, e inició una segunda fase de esta iniciativa encabezada por el Gobierno del Distrito Federal, con la participación de la Iglesia Católica, el Ejército Mexicano y la sociedad civil. 

De acuerdo con las autoridades locales, los resultados han sido muy positivos, toda vez que en menos de seis meses se han asegurado más armas de fuego que las recabadas del 2008 al 2011. En palabras de la propia secretaria de Desarrollo Social, Rosa Icela Rodríguez, esto se debe principalmente a dos factores: la participación de la Iglesia Católica y haber tocado puerta por puerta para informar a la sociedad de los beneficios del desarme voluntario. 

De diciembre del 2012 al cierre de esta edición, el número de artefactos bélicos recibidos es de 5,590 y casi 48 mil cartuchos, que los capitalinos entregaron a las Fuerzas Armadas en los atrios de 20 iglesias, en las 16 delegaciones políticas, a cambio de dinero, computadoras, tabletas electrónicas, bicicletas, despensas o juegos didácticos. 

En el camino
En entrevista para Desde la fe, la secretaria de Desarrollo Social comparte algunas anécdotas sobre la participación de la sociedad civil y la colaboración de los sacerdotes para promover los beneficios del desarme voluntario.

El programa no pudo iniciar de mejor manera, y es que, justo el segundo día de trabajo en la Parroquia del Santo Sepulcro en Iztapalapa, mejor conocida como la Iglesia del Señor de la Cuevita –aún con la expectativa de cuántas personas podrían acudir a canjear sus armas, pues en años anteriores se habían recibido a lo mucho cinco artefactos bélicos por día– llegó al templo un señor y se formó en la fila. Cuando tocó su turno, le pidió al joven que le acompañaba que apartara su lugar y regresó con una camioneta, que colocó justo a un costado del módulo. 

Recuerda la Secretaria: “En el atrio estaban los soldados, los policías, las camionetas de Seguridad Pública y del Ejército, y muchas otras personas. De pronto, las puertas de la camioneta se abrieron y otros muchachos comenzaron a bajar armas: una, dos, tres, cuatro, cinco, seis… 19 armas. Todos los presentes estaban sorprendidos. A cambio, el señor recibió bicicletas, tabletas, despensas, mucho de lo que había en el módulo”. 

Considera la funcionaria que algo que debe quedar claro es el hecho de que no se investiga la procedencia de las armas ni se detiene a nadie: “Es una amnistía social… esto les da mucha confianza a las personas”.

“En otra ocasión –recuerda– llegó una viejita, chaparrita, con una bolsa de mandado. Se había bajado del microbús y se sentó junto a otras personas que ya hacían fila para canjear sus armas. Cuando tocó su turno, puso una granada sobre la mesa. “¡Aquí está la granada!”, dijo, y en ese momento algunos corrieron. Los miembros del Ejército advirtieron el peligro, se colocaron trajes especiales y desactivaron el artefacto. Se le dio una tableta, despensa y dinero en efectivo por la granada. Actualmente se han recabado casi 400 granadas en la Ciudad de México”. 

Otra anécdota interesante es la de un joven que llevó a canjear el arma de su hermano por dinero, pues necesitaba pagar la colegiatura a fin de que no lo dieran de baja en la escuela. Estaba a tres meses de terminar su carrera. 
 
Labor de concientización
La responsable de Desarrollo Social reconoció que al principio la gente no entendía la importancia del programa, por lo que fue necesario hablarles de la cultura de la paz y de la no violencia. “Ahora, cuando tocamos una puerta, la gente dice: ‘¡Aaah!, ustedes son los de la despistolización… los del desarme…’

En este sentido, considera que ha sido clave la participación de la Iglesia y de los sacerdotes que lo promueven desde sus templos y facilitan los atrios para que la población pueda acercarse con confianza a entregar las armas. “El cardenal Norberto Rivera ha dado línea a la Arquidiócesis de México para que los vicarios, presbíteros, todos, participaran del programa”, asegura. 

Otro factor importante –dice– ha sido el hecho de tocar puerta por puerta para informar de los beneficios del desarme voluntario. Reconoce que es una tarea riesgosa porque habrá quien no esté de acuerdo con ello, pero para esto se ha capacitado adecuadamente a los promotores sociales. 

“Ellos saben bien que si hay un problema, hay que retirarse. No hay que confrontar a nadie… hasta el momento no ha habido ningún incidente”.
Finalmente, Rosa Icela Rodríguez aseguró que para la segunda etapa del programa aún no se tienen definidas las parroquias que participarán como centros de canje, pero adelantó que en su momento la Secretaría de Desarrollo Social dará a conocer el itinerario a través de una página para que las personas conozcan con exactitud las fechas y lugares donde podrán entregar los artefactos bélicos. 

Por lo pronto –concluyó– estamos viendo la posibilidad de solicitar que el atrio de la Catedral de México pueda servir de centro de canje durante una semana más, pues el hecho de que en un solo día hayan llegado 116 armas, es un número de ensueño”.

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.