Órgano de Información de la Arquidiócesis de México

Nuestro Pastor



“México tiene hambre de Dios”: Card. Rivera Carrera
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir
“Para saciar esa hambre, la celebración y el culto de adoración a Jesús-Eucaristía tienen que ser parte de la actividad cotidiana de todos los bautizados”, dijo.

Jesús Sacramentado se hizo presente el pasado jueves en el corazón de la Ciudad de México, al celebrarse la fiesta de Corpus Christi, solemnidad que el cardenal Norberto Rivera Carrera aprovechó para exhortar a los bautizados a caminar con Cristo para responder al clamor de los mexicanos que tienen hambre de Dios, de justicia, empleo, seguridad, educación, respeto a la vida humana, a la familia y al matrimonio.

Desde muy temprano, miles de fieles comenzaron a llegar a la Plaza Tlaxcoaque, donde el Card. Rivera celebró la Santa Misa, en la que también participaron los Obispos Auxiliares, sacerdotes, seminaristas, religiosos, religiosas y, como ya es tradición, decenas de niños vestidos de “inditos”.

Allí, el Arzobispo de México dijo que para saciar el hambre de diversos tipos, sobre todo de Dios,  que tiene la nación mexicana, la celebración y el culto de adoración a Jesús-Eucaristía tienen que ser parte de la actividad cotidiana de todos los bautizados.

“México y nuestra Ciudad tienen hambre de gobernantes y políticos que, más allá de intereses partidistas, busquen el bien común, así como de empresarios que al tiempo que generan empleos procuren salarios justos. También tiene urgencia de gente que de verdad quiera trabajar y no solamente anhele un puesto para obtener un salario”, expresó.

Agregó que nuestro país tiene también hambre de maestros y profesionistas que se esfuercen por mejorar las condiciones educativas y de 
desarrollo para todos, así como de medios de comunicación que, más allá de buscar el sensacionalismo en sus notas, difundan la verdad y promuevan valores que dignifican al ser humano y consoliden la convivencia social”.

“Nuestra República –añadió– tiene hambre del cese de la violencia que genera tantas víctimas, y de la conversión de aquellos que, del secuestro, la extorsión y el narcotráfico, han hecho una industria del mal”.
También “nuestra iglesia tiene necesidad de buenos pastores y no de funcionarios; de pastores que amen y sirvan al Rebaño de Cristo y no exploten a las ovejas como mercenarios”.

Ante estas realidades, el cardenal Rivera llamó a los católicos en la Ciudad de México para que asuman el reto de la Nueva Evangelización y el compromiso de construir una sociedad más solidaria, fraterna y justa.
Por eso pidió a lo bautizados, a los niños y niñas, a los jóvenes, a las familias, a los discapacitados, a los ancianos y enfermos, a los laicos comprometidos con la acción evangelizadora de la Arquidiócesis de México, “abrir su corazón a la presencia de Cristo y poner a Jesús en el centro de su vida personal y comunitaria, a vivir la Eucaristía dando testimonio del amor de Dios”.
A los obispos y sacerdotes les pidió motivar para que cada vez más personas entren en diálogo con Jesús-Eucaristía, manteniendo los templos abiertos el mayor tiempo posible, e invitando a todos a que se pongan ante la presencia del Cristo Eucarístico.

“Hermanos todos, caminemos con Cristo, dejemos que Él sacie nuestra hambre y, alegres por su presencia, vivamos como verdaderos adoradores de Dios, compartiendo el Pan de Vida que es Él, para saciar el hambre de quienes trabajan por un mundo mejor y buscan a Dios”, enfatizó el Arzobispo de México.

Durante la celebración, el Card. Rivera Carrera presentó a los fieles capitalinos al P. Jorge Estrada Solórzano, quien ha sido nombrado Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México por el Papa Francisco, noticia que fue recibida por los participantes con un prolongado aplauso.

También anunció que dentro de poco iniciará una visita pastoral por todo el territorio arquidiocesano, haciendo énfasis en los jóvenes y en la promoción de las vocaciones “que tanto necesita la Iglesia para renovarse”. 
Al finalizar la Misa, el Arzobispo de México encabezó la peregrinación con el Santísimo Sacramento por avenida 20 de Noviembre, rumbo a la Catedral Metropolitana. 

Entre cantos, alabanzas, oraciones y porras, los fieles  hicieron sentir la presencia de Cristo Vivo, sin faltar la música de banda y la danza de los chinelos, que llegaron directamente desde Xochimilco para embellecer aún más la celebración.


Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.