Semanario Católico de Información y Formación

Página de Inicio



La ONU ataca a la Iglesia con mentiras
-
Disminuir Texto Aumentar Texto Enviar por Email Imprimir

La ONU ataca a la Iglesia con mentiras

 

DLF Redacción

El Comité de Protección de los Derechos de los Niños de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer un informe en el que asegura que el Vaticano adoptó políticas y prácticas que llevaron a la continuación de abusos a menores y a la impunidad de los responsables, y acusa a la Iglesia de no haber tomado las medidas necesarias para atender estos casos y proteger a las víctimas. El informe, sin embargo, está plagado de mentiras y medias verdades y, tal como ha dicho el vocero del Vaticano, el P. Federico Lombardi, no tomó en cuenta las respuestas escritas y orales que la Santa Sede ha presentado a la ONU sobre este tema. ¿Qué dice el informe?

 

1. ONU: El Vaticano ha permitido sistemáticamente los abusos de menores.

FALSO. La Iglesia Católica es la institución que más ha pugnado por la defensa de los derechos de los niños en todo el mundo. Asimismo, a través de diversas instancias educativas y de asistencia, actualmente es también la organización que más acciones realiza a favor de la niñez. Los casos de abusos sexuales por parte de algunos sacerdotes han sido actos criminales deplorables, por los cuales no sólo se ha pedido perdón públicamente, sino que se ha adoptado una política de “cero tolerancia” para erradicar este crimen atroz.

 

2. ONU: Los obispos han permitido la movilidad de los sacerdotes para protegerlos.

FALSO. La normatividad de la Iglesia exige que los sacerdotes cambien de parroquia cada determinado tiempo no sólo para evitar que el clérigo se instale en lo mismo, sino para enfrentar nuevos retos, mantenerse activo, creativo, y renovar a otras comunidades. Por desgracia, en el pasado, algunos obispos, en una actuación negligente, movieron de parroquia a los abusadores sin hacer caso de las acusaciones y testimonios de las víctimas, propagando así el daño. Desde hace varios años, la Iglesia ha puesto medidas muy severas para evitar este tipo de negligencias. En los pocos casos en que esto ha ocurrido, la Santa Sede ha pedido la renuncia de los obispos.

 

3. ONU: Cuando se ha comprobado el abuso sexual de un niño por parte de un sacerdote, la Iglesia Católica no castiga a los responsables.

FALSO. La Iglesia Católica contempla sanciones muy rígidas como expulsar del sacerdocio a los que comenten el delito de abuso sexual; sin embargo, no puede encarcelarlos, como algunos exigen, pues ese castigo compete a la autoridad civil del país en el que el sacerdote haya cometido el delito. De igual manera, a partir del pontificado del Papa Benedicto XVI el Vaticano ha pedido a los obispos dar todas las facilidades para que los clérigos que han cometido este tipo de delitos puedan ser juzgados penalmente, así como acompañar a los afectados tanto en el proceso judicial como de manera espiritual.

 

4. ONU: La Iglesia carece de normas para detener los abusos contra menores.

FALSO. La Iglesia Católica ha publicado más de sesenta documentos que constituyen su propuesta para frenar los abusos contra menores. Ninguna institución en el mundo tiene una normatividad tan completa. Ningún gobierno de ningún país ha hecho nada parecido, a pesar que el problema de la pederastia es abismalmente mayor en otros sectores sociales. En el informe, perversa y deliberadamente la ONU dejó de lado e ignoró la renovación de las normativas y el desarrollo de las medidas formativas y preventivas que ha hecho la Iglesia, con el fin de golpearla y desprestigiarla.

 

5. ONU: La Iglesia prefirió preservar su prestigio y por ello no entregó a los sacerdotes que cometieron estos crímenes.

FALSO. Ninguna institución en el mundo ha reconocido públicamente –como sí lo ha hecho la Iglesia Católica–  que en su interior se han cometido estos deplorables crímenes. ¿Quién puede decir lo mismo? Pese a lo doloroso y vergonzoso que ha sido aceptar esta realidad,la Iglesia lo ha hecho, y sobre todo ha tomado las medidas necesarias para que esto no vuelva a suceder.

 

6. ONU: Las autoridades de la Iglesia se han mostrado reacias y han rechazado cooperar con las autoridades judiciales y comisiones de investigación.

FALSO. A partir del 2011, tras la petición explícita del Papa Benedicto XVI, los obispos del mundo han empezado a cooperar con las autoridades civiles en los casos de abusos de menores cometidos por clérigos, cumpliendo las prescripciones de las leyes civiles de cada país. Además, cada conferencia episcopal ha confeccionado una guía local para atender este tipo de casos. Por ello, este argumento de la ONU es mentira y evidencia un informe amañado, “prácticamente ya escrito o por lo menos netamente enfocado”, que no quiso tomar en cuenta los grandes esfuerzos que desde hace más de una década hace la Iglesia Católica para erradicar este mal.

 

7. ONU: Las políticas de la Iglesia sobre homosexualidad, planificación familiar y el aborto no favorecen la protección de los derechos de los niños.

FALSO. Este argumento es la mayor desvergüenza del informe ¿Cómo la ONU puede hablar del bienestar de los niños, si es ella quien promueve que se les asesine –mediante la practica criminal del aborto– en el vientre de sus propias madres? Horroriza a la ONU el abuso de niños, pero no le aterra que se les asesine mediante la práctica abominable del aborto. Este argumento no es otra cosa que un intento abusivo por interferir en la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la dignidad de la persona humana y en el ejercicio de la libertad religiosa.

 

¿Qué hay entonces detrás de este documento?

El documento demuestra que la ONU ha sido presionada por grupos rabiosamente antagónicos de la Iglesia, abortistas, promotores lésbico-gays y SNAP, esa asociación que lucra con el dolor de las víctimas, y tantas más. Desde los primeros párrafos del documento se puede observar que la ONU tiene en mente mucho más que el problema de la pedofilia, tema que se encuentra en el documento hasta la página 9, sobre un total de 16, y es abordado como si la Iglesia no hubiera ni esté haciendo nada. 

No hay que olvidar que el Vaticano tiene en la ONU un gran peso en su calidad de Estado observador, status que le permite influir y negociar en asuntos de primer nivel. Su posición le ha servido para acallar las voces que pretenden influir en el mundo en lo que al aborto, derecho de los niños, la familia como célula principal en la sociedad y la eutanasia se refiere.

Por ello, hasta el momento la respuesta del Vaticano ha sido mesurada, pero con una gran firmeza: “Estamos comprometidos con la defensa y la protección de los derechos de los niños en el mundo. El informe será sometido a un exhaustivo análisis. Sin embargo, rechazamos (desde ahora) que el organismo (de la ONU) interfiera con nuestras consideraciones morales sobre la homosexualidad, los anticonceptivos y el aborto”, que sin duda es el principal objetivo del organismo internacional.

 

Firma la declaración de apoyo a la Santa Sede ante la ONU en: www.defendtheholysee.org

 

 

Escrito y/o Publicado por:

"Desde la Fe" Redacción
Semanario "Desde la Fe"
http://www.desdelafe.mx/
contacto@desdelafe.mx
Otros Artículos »
AVISO LEGAL: Los textos publicados en este sitio han sido, en su mayoría, elaborados por "DESDE LA FE", publicación semanal editada por la Arquidiócesis Primada de México, A.R. y coordinada por el Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México (COSAM) titular de los derechos de autor y explotación económica. Los textos, imágenes y vídeos publicados de terceros pueden estar sujetos a restricciones establecidas por los titulares de los derechos, en estos casos, su publicación estará acompañada de la fuente. Los contenidos elaborados por "DESDE LA FE" son libres de reproducir para fines de divulgación y promoción, con la única obligación de citar como fuente de proveniencia www.desdelafe.mx. Se prohíbe cualquier uso para fines comerciales o de explotación patrimonial.